¿Y si la sesión de yoga empezase en la cocina? El cuerpo es un templo, y cuidarlo por dentro y por fuera simultáneamente reporta múltiples beneficios

Madrid, abr (EFE).- El cuerpo es un templo en el que mente, corazón y físico convergen formando una unión perfecta. Tres esferas entrelazadas entre sí cuyo cuidado está muy ligado. Tanto, que lo que sucede en uno de los tres planos afecta de forma directa a los demás, por lo que es necesario cuidar los tres siendo consciente de que no funcionan de forma aislada, sino que se retroalimentan.

El tantra, el yoga, o la medicina ayurvédica son disciplinas milenarias que surgieron hace millones de años en la India, con el propósito de aportar bienestar a la persona que los practicase. Praxis que cuidan el cuerpo desde dentro a partir de los alimentos ingeridos así como de la práctica de estiramientos, y también la mente a partir de procesos de relajación.

La maestra en yoga Zaira Leal, explica en su libro "Yoga en la cocina" cómo entre las paredes de esta zona de la casa no sólo se preparan los alimentos que aportan energía al cuerpo, sino que también se cuecen decisiones importantes, convirtiéndose en el "corazón del hogar".

Por eso, recurrir a empezar una de las prácticas que cuidan el cuerpo por fuera, partiendo de la zona desde la que comienza a cuidarse el cuerpo por dentro, es una manera idónea de cuidar del organismo a todos los niveles, ya que como explica en las páginas "Sumar una buena alimentación a tu rutina de yoga multiplicará notablemente los beneficios".

La nutrición alquímica, nace con la intención de unir de forma consciente principios rescatados del yoga y de la disciplina del ayúrveda, buscando el bienestar desde la alimentación y desde el cuidado del cuerpo, ejercitándolo no únicamente en prácticas de yoga, sino también en pequeños momentos del día a través del "movimiento consciente".

Practica el movimiento consciente

El movimiento consciente es según el yoga uno de los pilares básicos de la salud. Se trata de permanecer activo durante todo el día, y no únicamente en los momentos destinados a practicar deporte.

Este principio, además, es muy beneficioso hoy en día para aquellas personas que suelen trabajar sentadas o practicar el sedentarismo, y puede combatirse a través de pequeños gestos, como subir andando por las escaleras, intentar ir caminando a los sitios o simplemente levantándote de la silla cada quince minutos si se trabaja sentado, reajustando la postura y haciendo que la sangre y el oxígeno fluyan.

Aprovechar la llegada del buen tiempo para salir a hacer deporte o pasear, y si no es posible, intentar destinar unos veinte minutos a la práctica de estiramientos de yoga.

Hacer actividades físicas variadas durante la semana hará que el cuerpo esté ejercitado de forma completa, además de beneficiar positivamente a la mente gracias a la liberación de endorfinas.

Apuesta por la "alimentación SLO"

Esta técnica de alimentación hace referencia a tres principios: La comida simple, local y orgánica, recurriendo a frutas y verduras de temporada y origen ecológico, y tratando de evitar aquellos alimentos que  posean una larga lista de conservantes colorantes.

Otro principio esencial, es la denominada comida arcoíris, que se basa en mezclar en el plato alimentos de determinadas gamas cromáticas, ya que por lo general, esto indica la presencia de distintos tipos de nutrientes, y según afirma el ayúrveda, influye directamente en la energía y en la sensación de saciedad, por lo que es una guía intuitiva y fácil de comer de forma equilibrada y variada.

La hidratación juega también un papel esencial, beber agua en abundancia ayuda a un funcionamiento correcto de los sistemas corporales, ya que el cuerpo es agua en un 72%. La cantidad idónea promedio son unos ocho vasos al día por persona, que pueden consumirse tanto de forma pura como en infusiones, además de estar presentes en frutas y verduras.

Además, el cuerpo no adquiere energía únicamente tomando alimentos, sino a través de hábitos que aportan  bienestar, como dormir siete u ocho horas diarias, meditar o intentar vivir en el momento presente, liberando la mente de tensiones y cargas mentales.

Concédete un "momento oasis"

Dedicar unos minutos al día a relajarte y a pensar en ti es importante, y si en ocasiones vivir con un ritmo frenético lo hace complicado. Leal sugiere en su libro dedicar un minuto de cada hora a relajar la respiración y meditar, sin necesidad de apartarse o de acondicionar un espacio especial para ello, facilitando una mejor predisposición de la mente además de un estado más relajado.

Pequeños hábitos que ayudan a llevar una vida más plena, y a nutrir el cuerpo en sus diferentes niveles. EFE