EFEMadrid

Andrés Sardá, Premio Nacional de Moda, revolucionó la lencería femenina a partir de la tradicional mantilla que caía en desuso.

Andrés Sarda, que ha fallecido en Barcelona a los 90 años, revolucionó el interior femenino con una fórmula que aunaba diseño y comodidad con la sal y la pimienta de la sensualidad.

-- Visionario y emprendedor, este diseñador pasa a la historia de la moda como un revolucionario que trabajó y también investigó hasta conseguir una lencería favorecedora.

--Rompió con una tradición de ropa interior femenina anclada en un vetusto criterio de funcionalidad casi ortopédica que condenaba a las mujeres a ocultar su lencería, algo contra lo que Andrés Sardá se levantó en armas. Creía en el empoderamiento de la mujer

-- En el universo de la moda comenzó haciendo mantillas, un accesorio apegado a la tradición española que llamaba la atención en todo el mundo. Por ejemplo Jackie Kennedy escogió un modelo blanco para asistir a una corrida toros en la Maestranza de Sevilla junto a la duquesa de Alba durante la feria de Sevilla en 1966.

-- La blonda, el encaje, el chantilly o el tul siempre han estado presentes en el ADN de la firma, pero no como un mero adorno, sino como un tejido integrado en el patrón de su lencería, un trabajo de ingeniería.

-- Fue el primero en el mundo en utilizar la licra, Se convirtió en el "rey de la lencería", así lo apodaba el entonces 'enfant terrible' de la moda, Jean Paul Gaultier.

-- En 1970 presentó la primera colección de bañadores y biquinis.

-- Fue pionero en contar con el buen hacer y la complicidad de fotógrafos de vanguardia como David Hamilton y de modelos profesionales, consciente del poder y la importancia de la imagen para crear marca y marcar tendencias David Hamilton, supieron plasmar a través de sus campañas.

-- Subió la lencería a lo más alto de las pasarelas. Sus evocadores desfiles siempre se esperaban con deseo. Ahora, al frente de la firma homónima continúa su hija, Nuria Sardá, quien en 1998 decidió continuar con el legado de su padre. EFE