Los duques de Sussex radiantes con la llegada de su primer hijo, Archie, un nombre poco habitual en la familia real británica, pero un diminutivo divertido

Madrid, may (EFE).- Los duques de Sussex, el príncipe Enrique y Meghan, han presentando a su bebé a la reina de Inglaterra, Isabel II, su bisabuela, momento en el que la pareja decidió confirmar el nombre del pequeño Archie (diminutivo de Archibald) Harrison Mountbatten-Windsor.

Visita de la bisabuela, la reina

Isabel II acudió acompañada por su esposo Felipe de Edimburgo y ambos se mostraron emocionados al ver en brazos de su nieto a su hijo recién nacido, un encuentro en el que también estuvo presente la madre de Meghan, Doria Ragland, quien ha estado acompañando a su hija durante el parto y en estos primeros momentos.

Los únicos que aún no conocen al pequeño Archie es su abuelo paterno, ya que el príncipe Carlos y su esposa Camila, están realizando un viaje oficial a Alemania.

Durante los momentos en los que la pareja ha mostrado a su primer hijo sus sonrisas han sido elocuentes de su felicidad. En sus primeras declaraciones el príncipe Enrique dijo sentirse "en la luna" y desveló que la experiencia había sido "increíble".

Meghan Markle lucía radiante con un vestido blanco y sin mangas, que fruncido con un cinturón dejaba visibles los signos recientes del embarazo.

La ex actriz comentó que a su lado tiene "a los dos mejores chicos del mundo, estoy realmente feliz". Sobre las primeras horas de Archie señalo que "tiene un temperamento muy dulce, es bastante tranquilo", a lo que su esposo añadió que no sabía muy bien a de quién sacaba esa calma.

Sobre a quién se parece el recién nacido, los padres no han sabido qué decir y esperan a ir viendo su evolución día a día para así ver cómo se desarrolla y crece.

La pareja no desveló cuándo será el bautizo del pequeño ni quienes serán los padrinos, datos que se irán desgranando poco a poco. EFE