EFEMadrid

Un tribunal de Tel Aviv ha hecho firme la sentencia contra la modelo Bar Refeli: nueve meses de trabajos comunitarios y una muleta de 1,3 millones de euros, mientras que su madre, Tzipi ingresará en prisión.

La top israelí, que se declaró culpable, acudió este domingo a una corte de Tel Aviv para escuchar los términos del acuerdo pactado con la Fiscalía por evasión fiscal. Una resolución que impone a Bar Refaeli un multa de 1,3 millones de euros y nueve meses de trabajos comunitarios.

Rafaeli, de 35 años, accedió con mascarilla para escuchar la sentencia por la que su madre, Tzipi Rafaeli, también condenada, deberá cumplir 16 meses de prisión mientras que la modelo tiene previsto empezar el próximo 21 de septiembre los trabajos comunitarios.

El pasado mes de junio, la supermodelo llegó a un acuerdo con la Fiscalía para zanjar los cargos de evasión fiscal que se le imputan y evitar entrar a prisión, aceptando a cambio nueve meses de trabajo comunitario.

Según ese pacto, la estrella de la moda y su madre admitieron su culpabilidad en delitos fiscales -al falsificar la residencia fiscal de la modelo- y asumirán multas por valor de 2,5 millones de shékeles (unos 6,4 millones de euros) en concepto de impuestos no abonados.

Además, Rafaeli será sentenciada a nueve meses de cárcel que serán conmutados por trabajos comunitarios, mientras que su madre será condenada a un año y cuatro meses de prisión.

La Fiscalía informó hace más de un año a Rafaeli y sus padres de que podían ser procesados por varios delitos fiscales de lavado de dinero, evasión de impuestos y falso testimonio, con sospechas de haber ocultado al fisco 30 millones de shékeles (unos ocho millones de euros) y no tributar por ellos.

También eran sospechosos de haber dado información falsa a las autoridades fiscales y esconder detalles sobre los vínculos que la supermodelo mantenía en Israel cuando trabajaba en el extranjero.

Ella siempre alegó que el dinero lo ganó en Estados Unidos, donde residía, y que no estaba obligada a declararlo en su país, una postura que la Justicia cuestiona.

Asimismo, la madre de Rafaeli era sospechosa de no informar sobre el cobro de unos 770.000 euros por comisiones como agente de su hija.

El pasado enero, según reveló la prensa local, la familia ofreció declararse culpable: Tzipi ofreció ser ella quien fuera a la cárcel a cambio de que su hija solo fuera condenada a trabajos comunitarios para poder cuidar de sus niños, ya que acababa de dar a luz a su tercer hijo.

 La materialización de ese acuerdo ya lo ha formalizado el juez y ambas tendrán que cumplir con la sentencia. EFE