Con el objetivo de inspirar a las más pequeñas para que crean en sí mismas y persigan sus sueños, Barbie presenta tres mujeres pioneras en sus profesiones como modelos

Madrid, may (EFE).- Sesenta años después de su 'nacimiento', Barbie ya no es aquella icónica muñeca de cabello rubio con infinidad de prendas para combinar, sino que su realidad es muy distinta: representa un referente femenino cuyo objetivo principal es motivar y demostrar a las niñas que no hay límites para conseguir todo lo que se propongan.

La muñeca, que se creó en 1959, demuestra que sigue siendo la joya de la corona de Mattel y celebra sus seis décadas haciendo un repaso por las 200 profesiones que ha reflejado a lo largo de su historia: desde astronauta hasta candidata a la presidencia.

Bajo el lema "Tú puedes ser lo que quieras", Barbie ha presentado esta mañana sus nuevos proyectos enfocados a derribar estereotipos de género, para los que ha contando con la presencia de tres mujeres de referencia: Alaska, líder del grupo Fangoria, Desirée Vila, atleta paralímpica y Nerea Luis, ingeniera robótica y creadora del T3chFest.

Tres mujeres que "han luchado, luchan y lucharán" por transmitir este mensaje a las niñas de hoy en día, puesto que "hay que cambiar los clichés sociales a los que nos enfrentamos y demostrar que podemos ser todo lo que nos propongamos", asegura Desirée Vila.

Barbie se compromete con el futuro de las niñas

Para Alaska jugar con Barbie es "imaginarse aquello que quieres ser". La cantante reconoce ser una "fan incondicional" de esta muñeca desde que era niña.

"Seguras de sí mismas y de su trabajo, fieles a sus principios y ajenas a los cánones establecidos" es el mensaje que Nerea Luis quiere transmitir a las más pequeñas para que, de esta manera, "las nuevas generaciones tengan el camino más fácil y no sea necesario enfrentarse a tantas adversidades".

La trayectoria de Barbie ha servido para "poner en valor a las mujeres que han derribado barreras" y que, aunque cada una pertenezca a diferentes campos profesionales, tienen un denominador común: "romper estereotipos", explica Ruth Henriquez, representante de Mattel.

La figura de esta rubia de ojos azules y piernas kilométricas ha sido la reina de la juguetería prácticamente desde su lanzamiento hasta ahora. Desde entonces ha ido evolucionando y cambiando acorde a las tendencias del momento, ahora tiene distintos aspectos físicos y estilísticos. Barbie ha cambiado tanto como lo ha hecho la sociedad.

Seis décadas después, la icónica muñeca lleva por bandera un mensaje "esperanzador" hacia las niñas de alcanzar sus sueños, celebrar su infancia y "descubrir lo inimaginable en un mundo en el que todo es posible", concluye Henriquez. EFE