Clara Salgado/EFEMadrid

El Museo Nacional Thyssen-Bornemisza de Madrid celebró anoche la quinta y última edición de la subasta Smylife Collection Beauty Art, siendo la casa de Durán la que ofició este evento, donde el arte y la solidaridad se unieron.

Subasta solidaria

Una acción solidaria organizada por la clínica dental Smylife cuyos beneficios serán destinados para la fundación “Mensajeros de la Paz”, que este año enviará el dinero recaudado a un centro de acogimiento temporal para familias con hijos menores a cargo que no disponen de una vivienda.

“Gracias a acciones como ésta se puede llevar a cabo una labor social y humanitaria en favor de los que menos o nada tienen”, ha explicado la fundación mediante un comunicado.

Veintiocho versiones de la icónica escultura de La Venus de Milo, decoradas por artistas nacionales e internacionales, fueron subastadas con un precio de salida de mil euros.

La escultora Linda De Sousa, el artista brasileño Romero Brito, los pintores Gabriel Moreno, Mayte Spinola y Liane Katsuki son algunos de los artistas que participaron en esta subasta plasmando su talento en la escultura.

Una cita con el arte que contó con la presencia de Blanca Cuesta, la mujer de Borja Thyssen, quien fue la encargada de versionar una de las esculturas, denominada como “Tina”, una figura de escayola del torso de Venus con metacrilato intervenido con acrílico.

Además, el Padre Ángel, sacerdote, filántropo católico español y fundador y presidente de la ONG “Mensajeros de la Paz”, tampoco quiso perderse la subasta, participando activamente en esta acción.

“Para mí ha sido una experiencia extraordinaria, sobre todo porque he sido consciente del esfuerzo que hacen todos aquellos que participan”, confesó el Padre Ángel. EFE


css/1011922