Inmaculada Tapia/EFEMadrid

Las opciones para proteger la piel del sol son cada vez más variadas. Los laboratorios buscan ayudar al consumidor a evitar las quemaduras solares con productos de fácil aplicación, pero altamente efectivos para que la piel no se vea dañada por las radiaciones solares.

Brumas, emulsiones fluidas

Cada año, se diagnostican alrededor de 5.000 casos de melanoma en España y unos 71.000 casos de cáncer cutáneo no melanoma. El de piel es el cáncer más frecuente, según datos de la Organización Mundial de la Salud. La piel tiene memoria y no cuidarla en la juventud deriva en consecuencias poco aceptables en la madurez.

Las brumas son emulsiones fluidas que se encuentran en envases que contienen gases propelentes. “Al nebulizarlos sobre la piel proporcionan una protección invisible no grasa y un efecto refrescante”, explica la jefa de desarrollo de producto de Montibello, Marta Martí.

La especialista asegura que hoy en día encontramos una gran variedad de fotoprotectores en distintos formatos cremas, geles, "sticks", esprays, espumas, polvos compactos y lociones, todos con un mismo objetivo, proteger la piel de los efectos perjudiciales de las radiaciones solares. "La elección del fotoprotector será según gusto personal en cuanto la sensorialidad del producto", indica.

Brumas, muy cómodas

A diferencia de las cremas solares, las brumas son una opción protectora cada vez más frecuente, pero ¿son efectivas? ¿Cuándo es mejor su aplicación? ¿Mantienen el mismo efecto de protección sobre la piel?.

La doctora Mayte Truchuelo, dermatóloga de la Clínica Grupo Pedro Jaén y en el Hospital Vithas Nuestra Señora de América considera que por su forma de presentación, es importante: por una parte, aplicar las brumas en cantidad suficiente y a la distancia adecuada (demasiado lejos podría también disminuir efectividad).

Por otro lado, recomienda su uso tras haber utilizado en la primera aplicación un fotoprotector que cubra más.

"Las brumas son un tipo de fotoprotector solar muy utilizado por su versatilidad, practicidad y comodidad de uso", dice la doctora Truchuelo

Truchuelo asegura que las brumas faciales son útiles porque respetan el maquillaje, mientras que las corporales útiles por su fácil aplicación.

"Las brumas son un tipo de fotoprotector solar muy utilizado por su versatilidad, practicidad y comodidad de uso. Además, son aptas para todo tipo de pieles por ser fotoprotectores ligeros, evitando la sensación de pegajosidad sobre la piel", comenta la dermatóloga.

En esa línea, Cantabria Labs ha lanzado al mercado Heliocare 360 invisible espray SPF50+, un nuevo fotoprotector solar en espray, de acabado invisible, ideal para aplicar incluso sobre la piel mojada, diseñado para hacer frente "a la radiación UVB, UVA, infrarrojo y visible de forma eficaz y precisa gracias a la combinación de filtros con ingredientes específicos", comentan desde el laboratorio.

Otro de los laboratorios especialistas en este tipo de cosméticos solres, Mesoestétic, ha desarrollado una bruma facial y una bruma corporal de textura fresca y ultraligera que se "pulveriza de forma uniforme sobre la piel evitando la necesidad de extender el producto", explica Mónica Collell, responsable de formación de la firma.

Ambas brumas contienen protección antiedad al incorporar gracias a uno de sus ingredientes, collagen pro-47, un activo vegetal que protege y potencial la presencia de colágeno de alta calidad en la piel previniendo el envejecimiento prematuro y aportando "elasticidad, flexibilidad y consistencia a la piel". EFE