Carmen Martín/EFEMadrid

Mientras el Reino Unido y gran parte del mundo está pendiente de como se reorganiza la Familia Real tras las crisis Megtrix, otros observan con detalle las imágenes y advierten el gran parecido entre Carlota, la segunda hija de los duques de Cambridge, con la reina Isabel II.

Carlota, que el próximo 2 de mayo cumple 5 años, cada día guarda más parecido con su bisabuela. Son muchas las imágenes en las que la genética paterna lleva el peso.

Desde el primer evento oficial de la pequeña Carlota, a la que en familia la llaman Lottie, se hizo evidente y, según pasan los meses se ha ido acentuando.

Con tan solo unos meses, en sus primeras imágenes se decía que era muy parecida a su madre, Kate Middelton. Después, en las sucesivas apariciones en público se ha visto que los rasgos Windsor se han hecho más fuertes.

Al principio, muchos consideraban que Carlota era un mezcla entre la reina Isabel y su propia hermana, la princesa Margarita, pero desde el pasado mes de junio no se dice lo mismo cuando ambas coincidieron en el balcón del palacio de Buckingham durante el desfile militar Trooping the Colour.

Un semejanza que también se vio durante el posado oficial tras la ceremonia de boda de la princesa Eugenia de York con Jack Brooksband en la capilla de St George.

La pequeña hija de William y Kate se ha convertido en la favorita de los fotógrafos, en cada una de sus apariciones muestra su personalidad y su espontaneidad.

Prueba de ello, fue cuando sacó la lengua a los asistentes durante la regata de vela de la Copa del Reu en la Isla de White, el pasado mes de agosto.

 A sus cuatro años no entiende de protocolo, una palabra que seguro que ha oído en muchas ocasiones, pero ella aún pasa por alto, sencillamente actúa como un niña acorde con su edad.