EFEMadrid

La cuarta temporada de la serie "The Crown" (Netflix) ha vuelto a poner de actualidad no solo la vida de Diana de Gales y su entrada en la Familia Real Británica, su estética, los detalles de su peinado, su similitud con las esposas de sus hijos, su suave maquillaje y su piel de seda son también protagonistas.

 Más allá de batallas sobre ficción o realidad, ha quedado claro que el estilo de su protagonista, a la que da vida la actriz Emma Corrin, va más allá de un símil con la historia, no solo en su vestuario también en su maquillaje.

Detalles que muchas mujeres siguen y que los maquilladores actualizan a este tiempo de mascarillas donde los ojos cobran una relevancia especial.

Piel de seda

David Deibis, maquillador oficial de Perricone MD, alaba su piel de porcelana, "sin ninguna imperfección a la vista".

Deibis recuerda que la clave para conseguirlo es utilizar productos de tratamiento con color, "más que maquillaje como tal".

"Un suero con color permite fundir mucho más el producto con la piel" y recomienda apostar por tonalidades tipo ivory, que son muy claras y quedan completamente naturales, y descartar las texturas pesadas".

Si algo caracterizaba a la Princesa de Gales, explica David Deibis, es el efecto sonrojado en las mejillas, pero como no todo el mundo tiene ese tono natural "hay aliados que permiten enfatizarlo".

"Me encantan los blush de textura cremosa, logran fundirse mejor y quedar más naturales. Mi truco, al contrario de la tendencia, es aplicar el colorete hacia arriba de la mejilla, creando un pequeño círculo que luego vamos difuminando", explica, pues cuando nos sonrojamos de manera natural, "no lo hacemos debajo del pómulo lo hacemos en plena mejilla, lo que da un aspecto mucho más juvenil".

Gisela Bosque, Make Up Artist de Sephora, explica estos momentos en los que la mascarilla es imprescindible “un golpe de efecto como un delineador azul cobalto en la línea de agua es una forma espectacular de realzar la mirada con un sencillo trazo", una razón por la que argumenta que no es de extrañar que vuelva a "estar de moda".

Azul intenso

Los intensos ojos azules de Diana siempre iban perfilados de esta manera con la intención de conseguir que ese azul brillara aún más.

“A Diana de Gales le gustaba combinar un color azul vivo con sus ojos, también azules", pero la maquilladora asegura que también es una opción para los ojos castaños y negros.

La estilista desvela que una de las claves para lograr un color intenso es extender el color tanto en la línea de agua del párpado superior como del inferior.

"Para conseguir un efecto muy actual, se puede utilizar máscara negra en las pestañas superiores, y azul en las inferiores”, señala Bosque quien aconseja utilizar para ese trazo "lápices y evitar fórmulas en gel o en rotulador”.EFE