Clara Salgado/EFEMadrid

El concepto del traje femenino como se conoce hoy en día poco tiene que ver al que se tenía hace unas décadas. Hasta principios del siglo XX, las mujeres vestían con chaqueta y falda entalladas a juego, puesto que era la norma dentro de la clase media. Sin embargo, figuras como Greta Garbo en los años 30 consiguieron que el pantalón fuese la prenda clave en un dos piezas, lo que hizo posible que actualmente se haya convertido en un fondo de armario.

Regreso al traje femenino

Han sido muchas las mujeres que, después de Garbo, han luchado para que estas dos prendas se vean igual de femeninas que cualquier otra: desde Diane Keaton acudiendo a los Óscar en traje, en 1976; hasta Julia Robert en Pretty Woman, en 1990; pasando por Rihanna en los premios Grammy’s, en 2015.

No fue hasta 1966 cuando Yves Saint Laurent se atrevió a diseñar un “smoking”, compuesto por una chaqueta y un pantalón, ambas prendas de noche. De esta manera, la firma francesa rompió con los estándares de género, algo que hizo en los años 70 estas dos piezas cobrasen el protagonismo que nunca antes habían tenido, introduciendo colores, texturas y estampados en los diseños.

Durante la década de los 80 y los 90, el dos piezas femenino vivió su época dorada hasta el momento, siendo aprobado en terrenos como la política, algo que hasta ese momento era impensable. La fiebre del traje pantalón fue tal que se llegó a catalogar como una revolución estilística, puesto que era demandando por mujeres de todas las alturas, medidas y edades.

En 2015 tuvo un momento álgido cuando firmas como Chanel o John Galliano lo subieron a la pasarela convirtiéndolo en una de las tendencias más fuertes de ese año. A partir de ahí, su popularidad no ha dejado de crecer hasta tal punto que han sido infinitas las marcas que han apostado por incluir estas dos prendas en todas sus colecciones. No hay una propuesta de Alberta Ferretti en la que el traje pantalón no tenga su merecido protagonismo.

El hecho de que mujeres como Nieves Álvarez, Cara Delevigne, Victoria Beckham o la Reina Letizia, muy influyentes en la moda actual, hayan convertido esta prenda en uno de los básicos del armario solo demuestra que su éxito no dejará de aumentar por muchas décadas que pasen.EFE