EFEMadrid

Tras la ceremonia de entronización de Nahurito, ha tenido lugar la cena de gala en la que las "royals" han lucido espectaculares joyas y la emperatriz Masako la tiara Meiji.

 La cena de gala, precedida por un cóctel de bienvenida y amenizada por un espectáculo de música y danza tradicionales, se ha celebrado este martes en la mayor de las salas del Palacio Imperial -el "Homei-den".

Tiaras espectaculares

 La reina Letizia ha lucido la espectacular tiara de la Flor de Lis, con un vestido a medio camino entre un mantón de Manila y un capote, un guiño a la cultura española, firmado por Carolina Herrera.

Un diseño, a medida, con cuello a la caja, manga por encima del codo y falda de gran volumen que recordaba al vestido que lució la infanta Elena en la boda de Victoria de Suecia, un modelo confeccionado por Lorenzo Caprile que hoy regresa a la memoria de muchos.

El cuerpo del vestido lo dibujaban un ramillete de rosas blancas entrelazadas, bordadas hasta la falda, que recordaban el dibujo de un mantón de Manila, un estilo que engarza con la tradición y la cultura española.

El mantón de  Manila es una pieza que gusta a la reina y que ha versionado en otras ocasiones como las piezas que le ha confeccionado el diseñador Juan Duyos.

Joyas de "pasar" de generación en generación

Junto a este diseño, la reina Letizia ha lucido fabulosas joyas, entre ellas la tiara de Lis, la pieza con el emblema de los borbones, la flor de lis.

Es la pieza más representativa del joyero real, una joya de platino y brillante que el rey Alfonso XIII regaló a la reina Victoria Eugenia.

Es la segunda vez que la reina luce esta importante joya, creada por la firma española Ansorena, la primera fue durante la cena de gala que los reyes de España ofrecieron en el Palacio Real al presidente argentino, Mauricio Macri y su esposa, Juliana Awada.

Pero no ha sido la única alhaja, la reina ha llevado también los pendientes de chatones y las pulseras gemelas de Cartier, a modo de brazalete sobre su muñeca izquierda, piezas que también pertenecieron a la reina Victoria Eugenia.  

Para la cena, la reina ha vuelto la lucir la banda de la orden japonesa de la preciosa Corona, una distinción que recibió durante su visita de Estado hace dos años, una condecoración prendida con un broche de brillantes con la flor de lis.

Si por protocolo doña Letizia ha tenido que cambiar su estilismo de la ceremonia de día, don Felipe VI ha mantenido el mismo: frac negro, el collar del Toisón de Oro, banda azul clara de la Gran Cruz de la Orden de Carlos III, además de otras condecoraciones. 

Para su ceremonia de entronización, Masako, con gran peluca ornamentada, lució un kimono de doce capas con bordados florales y de grullas en tonos verdes, naranjas, morados y blancos.

Sin embargo, para la cena de gala, optó por un modelo blanco roto, con cuello en "uve" y manga corta en blanco roto, un diseño que no eclipsaba las fabulosos joyas que lució, entre ellas la corona The Meiji Tiara, creada por Chaumet, de estilo occidental con diamantes puros, que también utilizó la emperatriz emérita Michiko el día de su entronización.

Un pieza que no hacía sombra al fabuloso collar de chatones de dos vueltas que la emperatriz ha llevado junto a unos pendientes y un broche que sujetaba la banda de la orden japonesa de la preciosa Corona.

Realeza europea

La princesa Mary de Dinamarca ha sorprendido con un vestido "nude" sobre el que caía un capa de lentejuelas plateadas. En cuanto a las joyas optó por sencillas piezas -tiara y pendientes- que ella misma adquirió hace unos años para incluirlas en su joyero.

 Máxima de Holanda, que se ha decantado por alhajas del joyero real, ha lucido la tiara Melleiro de rubíes, una pieza que perteneció a la reina Emma, esposa de Guillermo III, y que forma parte de un conjunto con espléndido collar y brazalete que también ha mostrado junto a unos broches que se han visto colocado en la cintura de un vestido granate del diseñador Jan Taminiau.

Si Matilde de Bélgica ha completado su estilismo de encaje dorado con la tiara de la Nueve Provincias, la princesa Victoria de Suecia ha optado por lucir la Corona de Laurel, regalo de su tía paterna Lillian Craig, con un vestido beige de Elie Saab que ya utilizó en la fiesta de celebración de 70 aniversario de su padre, Carlos Gustavo.EFE