EFEMadrid

El torero Enrique Ponce y su esposa, Paloma Cuevas, han confirmado en un comunicado que están "en trámites de separación de hecho".

Decisión meditada

"Ha sido una decisión muy meditada, tomada de mutuo acuerdo, y desde el profundo cariño y respeto mutuo que nos tenemos, y que hemos demostrado durante todo nuestro matrimonio", han señalado Ponce y Cuevas, que han decidido emitir un comunicado por "la repercusión mediática" de la noticia, que se conoció la semana pasada.

El objetivo de confirmarlo públicamente es "proteger" a su entorno familiar y, en especial, a sus dos hijas -Paloma y Bianca-, que son menores de edad.

"Solicitamos a todos los medios de comunicación el máximo respeto frente a nuestra decisión, y que cesen en la publicación de noticias falsas y difamatorias, que lo único que consiguen es provocar un daño irreparable a nuestras hijas, y agravar el menoscabo a nuestra imagen pública y reputación", agregan.

Casi 25 años casados

Además señalan que si se siguen viendo vulnerados sus derechos, se reservan la posibilidad de ejercer "las acciones" legales necesarias para la protección de sus "legítimos intereses".

Enrique Ponce, de 48 años y Paloma Cuevas, de 47 años, han tomado la decisión de separarse tras 24 años de matrimonio.

El diestro y la hija del también torero Victoriano Valencia, se habían conocido cuatro años antes y la boda se celebró en la catedral Nuestra Señora de los Desamparados, patrona de Valencia, tierra natal de Ponce.

Desde que saltó la noticia de su separación, se ha especulado con la posibilidad de que Ponce mantenga una nueva relación, algo que el diestro no ha confirmado. EFE