EFEMadrid

El torero Enrique Ponce y Paloma Cuevas han decidido divorciarse después de 24 años de matrimonio, tras no superar la crisis que comenzó hace un par de años.

Enrique Ponce, de 48 años y Paloma Cuevas, de 47 años "se daban cuenta de que el amor que existía entre ellos se había acabado", según publica este miércoles en exclusiva la revista Semana.

Añade que la separación del matrimonio era inevitable. Un despacho de abogados ultima los detalles para un divorcio que, en principio y por parte de los dos, "se ha planteado de una forma amistosa, cordial y desde el respeto al amor que se han tenido y el cariño que aún se profesan".

 Señala también la revista que ambos han intentado mantener una buena convivencia por el bien de sus dos hijas, Paloma y Bianca, pero la decisión está tomada y creen que es lo mejor para todos.

Enrique Ponce y Paloma cuevas se conocieron cuando ambos eran muy jóvenes, en un viaje a Colombia hace veintisiete años y se casaron cuatro años más tarde en la catedral Nuestra Señora de los Desamparados, patrona de Valencia.

El 27 de abril de 2008, doce años después de su boda, nació su primera hija, Paloma, y cuatro años más tarde, vino al mundo Bianca, para completar la felicidad este matrimonio que ahora vive momentos delicados.

Durante casi veinticinco años Enrique y Paloma han formado un matrimonio estable y admirado tanto es España como en Latinoamérica.