EFEMadrid

El joven diseñador Ernesto Naranjo cerró con su desfile, la tercera jornada de Mercedes-Benz Fashion Week Madrid una colección en la que busca salir de su "zona de confort" con patrones "extravagantes" y colores fluor.

Formado en Londres y ganador en 2014 del Mercedes-Benz Fashion Talent de la pasarela más joven de Ifema, Samsung Ego, este diseñador sevillano con trayectoria internacional, después de haber desfilado en París apuesta por la pasarela madrileña "porque todo el mundo me acoge superbien y están dispuestos a apoyar a nuevos talentos", cuenta a Efe.

En su propuesta para la próxima primavera-verano apela a la idea de las adicciones, "pero adicciones creativas positivas", aclara mientras hace referencia que considera a los diseñadores "adictos al trabajo, a esa zona donde estamos seguros que se rompe cuando nos enfrentamos a un desfile o a otras facetas de la vida".

Naranjo ha querido representar todo esta adicción "que te nubla la vista a través de colores flúor y patrones extravagantes", donde confiesa que hay mucha mezcla.

Con dieciocho "looks" sobre la pasarela el diseñador promueve la idea de "trasladar" la alta costura a la calle con volúmenes globo, sobre todo en la parte superior de las prendas, diseños en los que también están presentes vestidos en pico, pañuelos gigantes que envuelven a la modelo y que representan "la idea de la extravagancia frente a la costura tradicional".

La admiración que Ernesto Naranjo profesa a Balenciaga hace que el modisto de Getaria este presente en el "corte de las prendas" y en los juegos que establece en ellas con "figuras geométricas" que crean  volumen alrededor del cuerpo de la mujer. "No son vestidos ceñidos, mi intención es crear una burbuja protectora alrededor de la mujer".

Flecos, nailons, algodón sintético "tan poco natural como las adicciones", piezas ligeras, construidas con tejidos livianos con mucho movimiento, colores intensos y estampados sutiles que con el movimiento hacen "perder la noción del tiempo" componen esta colección que tiene como referencia a la mecenas del arte Peggy Guggenheim que solía decir: "Soy una adicta al arte".EFE

it/