Inmaculada Tapia/EFEMadrid

Helen, una empresaria valenciana, ha sido el primera expulsada de la tercera edición de "Maestros de la Costura", un talent para el que, según han confesado algunos de los concursantes, se han estado preparando desde la primera edición.

Una deportista de élite, un aspirante a diseñador, una peluquera, madre de familia de cuatro hijos, un aspirante a guardia civil, una estudiante asiática, un dependiente y una exbailarina forman parte de los doce aprendices del taller de "Maestros de la costura".

Más de 10.000 candidatos se han presentado al casting de la tercera edición "Maestros de la Costura" un hecho que Raquel Sánchez Silva ha asegurado, esta noche, que ha puesto en valor una profesión "artesanal y sostenible", además de convertir al programa en un "vivero de talentos".

Sin embargo, no todos pueden llegar a la final y Helen ha sido la primera en decir adiós en esta edición, que destaca por tener "mayor nivel", que las anteriores, según han comentado los jueces. La aprendiz no pudo evitar las lágrimas y señaló que el resultado le parecía "injusto".

Madrina del programa

En el estreno de la nueva temporada la aristócrata Pilar Medina Sidonia, un icono de la moda y musa de Elio Berhanyer, ha sido la madrina de excepción del primer programa que rindió homenaje al diseñador cordobés, que "no se apoderaba de la mujer, la mujer era la que llevaba el traje", según ha explicado.

La primera de las pruebas ha consistido en inspirarse en un diseño de Berhanyer y crear una prenda con plumas, un reto al que se ha sumado Lorenzo Caprile que bajó al taller a coser entre los aprendices.

Ya en la primera valoración de los jueces han sido implacables. Calificativos como "churro", "imperdonable", un "diseño poco favorecedor" o "no se puede consentir tanto despilfarro" salieron de su boca sin miramientos.

En el primer programa, Alejandro Palomo presentó las bases de esta nueva edición en la que el concurso apuesta por la sostenibilidad y por quitar "la timidez" a la costura para hombres.

La segunda prueba ha llevado a los concursantes a Galicia, donde se rindió tributo a la moda gallega de la que forman parte más de 500 marcas. "Es por industria y producción diseño y ventas un referente mundial", ha explicado María Escoté.

En el taller de Adolfo Domínguez los aprendices han replicado uno de los diseños del ganador Premio Nacional de Moda 2019 y con sentido del humor han comentando "el infarto seguro que le da a Caprile en esta edición", después de una intensa regañina del diseñador.

La ironía vino después cuando algunos de los aprendices confesaron al jurado que "tenían un poco de razón" en la mala valoración sobre su trabajo. Tan mala que en la prueba por equipos por primera vez ambos grupos tuvieron un "suspenso general" y todos los concursantes fueron a la prueba de expulsión.

Eso sí, Caprile también ha sido capaz de alabar una prenda cuando la ocasión lo merece, y dio la enhorabuena a Begoña por ser la primera concursante del programa que "ha marcado un centro" en una pieza, el gran caballo de batallas de los aprendices.

Marc se erigió en el héroe de la noche al salvar a dos de sus compañeros de la prueba final, Joshua y La Brava, de la que también pudo salvarse él, pero declinó esa opción.EFE

it/