Carmen Matín/EFEMadrid

Cuando celebra 25 años de oficio y sueña con ser escultora, Helena Rohner, que debutó como joyera combinando oro y cerámica, ha ideado un nuevo trabajo con el que desafía los límites de la impresión en 3D y crea las piezas "artesanas del futuro" que hablan de sostenibilidad.

Con un polímero extraído de la patata o la yuca, Elena Rohner junto a la empresa "Comme des Machines", pionera en la transformación digital de la industria textil, ahonda en las formas con impresión en 3D y crea una colección que ella misma califica como "piezas artesanas del futuro".

Inconformista, rebelde y muy tenaz, Helena Rohner, (Las Palmas, 1968) se rebela contra el valor de la joya en cuanto a lo material, "prefiero el valor emocional de una madera determinada, tallada y pulida a mano", ha explicado a EFE este jueves la diseñadora.

"Intento hacer joyas que no se quiten, que sean parte de la persona"

Es una colección orgánica y contundente en la que habita las sensaciones actuales como "la fragilidad, la necesidad de calma o sentirnos protegidos", apunta la creadora, que reconoce que inevitablemente sus experiencias y emociones están en los diseños: "es mi esencia y lo que hace diferente a mis piezas", afirma.

Ante frases como "todo se pasa de moda, es necesario hacer cosas nuevas", se desespera, prefiere seguir trabajando en su taller madrileño piezas bellas que funcionen, que tengan durabilidad. "Intento hacer joyas que no se quiten, que sean parte de la persona".

Autodidacta, cada vez dibuja menos, "trabajo las piezas según las siento, estamos en un momento en el que prima la responsabilidad", dice la creadora que lleva varias temporadas reeditando piezas que le gustan, "tienen un buen diseño, para qué cambiar tanto" razona la diseñadora que cuenta en su haber con la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes.

Hace quince años tuvo una crisis. "No podía dejar de pensar cuánto tiempo iba a estar haciendo anillo tras anillo", dice esta canaria, que tras meditarlo se dio cuenta de que su trabajo sería valido "siempre y cuando siguiera aprendiendo con artesanos"

"Doy valor a los materiales por la artesanía que contiene", asegura esta diseñadora "cabezota" que se ha sumado a "Es Fascinante", una plataforma que junto con la Asociación de Creadores de Moda de España (ACME) apuestan por la moda lenta, cuyo objetivo es revitalizar la moda de autor tras la COVID-19.

 Defiende el diseño y la artesanía española. Reafirma el valor de trabajar con artesanos. "Nuestra creatividad y capacidad de desarrollo es alucinante, pero ni sabemos vendernos ni nos los terminamos de creer".

Exquisita como sus joyas y conocida en todo el mundo, desde Nueva York a Tokio con escala en Londres, Rohner considera que es importante que la gente "se interese por la creación de la joya".

A lo largo de su trayectoria ha abierto caminos difíciles de los que salido reforzada, su nombre se ha diversificado, ha pasado de la joyería a la decoración o el textil, ahora, con la serenidad y el peso de experiencia esta diseñando muebles para exterior. "Todo es un reto -afirma-, aunque mi sueño sería hacer arte".

Le encantaría ser escultora, pero aún no se atreve. "Estoy pegada a la funcionalidad de las piezas y el arte es la liberación máxima de la forma. Como dicen mis hijos: 'cuando sea mayor'", concluye. EFE.