María D. Valderrama | EFEParís

"Hemos dado un saltito bastante importante. Ha sido muy emotivo", dice Juana Martín que ha mostrado en la pasarela de alta costura de París sus nuevas creaciones inspiradas en su ciudad natal

Como es habitual en el universo de Juana Martín han brillado piezas llenas de volantes y bordados artesanales, una exhibición en la que contó con la participación estelar de la actriz Rossy de Palma.

"El patio de mi casa" fue el nombre con el que bautizó esta línea de apenas veinte estilismos y que puso especial hincapié en la calidad de los tejidos y los bordados, hechos en colaboración con la sevillana Manuela Romero, imitando las flores de Andalucía, y el lujo de los sombreros de fantasía, creados por Tolentino Hats.

Predominó el blanco y el negro en esta línea en la que se vio el ADN de la marca, definido por Martín como "flamenco chic".

Vestidos largos con una fluida cola de volantes y piezas en seda con flores estampadas en tonos pastel, y con pétalos de tela que decoraban delicadamente las prendas.

Además, introdujo un elegante encaje de guipur blanco en varios vestidos, como un modelo largo tipo lápiz con capucha o una versión mini con falda y mangas abullonadas.

Presencia internacional

Tras varios años desfilando en el marco de la semana de la moda prêt-à-porter de París, la Federación de Alta Costura y Moda, que organiza el calendario oficial, invitó a la cordobesa a traer sus creaciones durante la alta costura, un ambiente más apropiado para la labor manual que realiza el equipo de Martín.

La presentación, en los salones de la Embajada de España en París, contó con un público internacional y varios críticos reputados, como la británica Suzy Menkes, cronista de "Vogue", o la francesa Laurence Benaïm, biógrafa oficial de Yves Saint Laurent.

 Homenaje a Córdoba

Esta colección desarrolló la cultura española y más concretamente la cordobesa, a la que Martín dedica la línea con estampados inspirados de los famosos patios, cuya fiesta en mayo fue designada Patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad en 2012.

"Yo soy de tradiciones, de cultura, de interiores, de unión. Córdoba es donde se basa el desfile, en sus patios, que hemos querido reflejar en los estampados creados por la artista Lita Cabellut, en el trabajo a mano de gente de Sevilla que monta los bordados y con Rossy de Palma y Águeda López, que tienen esa fuerza", comentó la creadora.

De Palma, que la pasada noche desfiló también en la última pasarela del diseñador Jean-Paul Gaultier, cerró el espectáculo con un vestido flamenco negro de transparencias con volantes de seda satinados en manga y falda.

Con él ofreció una particular danza al ritmo de la canción "Di mi nombre", de la cantante Rosalía, que se llevó el aplauso del público.

"¡De Juana lo quiero todo!", comentaba la actriz, que ha recurrido a los estilismos de Juana Martín en múltiples ocasiones.

"La primera vez fue en una fiesta increíble en la que estaba Sting, Penélope (Cruz), Pedro (Almodóvar) en Cannes y yo llevé una falda flamenca que causó sensación", contó.

Diseño español

La directora de la Asociación de Creadores de Moda de España, Pepa Bueno, valoró el trabajo detrás de los bordados y los volantes y consideró que la cordobesa ha evolucionado mucho desde que comenzó a presentar sus creaciones en París, una ciudad por la que cada vez pasan más diseñadores españoles.

"Oteyza, Leandro Cano, Juana Martín, Palomo Spain están presentando sus colecciones aquí. Eso por un lado significa que su trabajo está siendo reconocido fuera y, por otro lado, también te da idea de que para bien o para mal para vender internacionalmente hay que venir a París", señaló Bueno.

A ellos se sumará en julio el modista Juanjo Oliva, que ha preferido saltarse la próxima presentación en Madrid para desfilar en julio en la capital francesa.

Con Milán, Londres, Nueva York y París ocupando los primeros puestos del circuito mundial de la moda, Bueno reconoció la dificultad que encuentra la "fashion week" madrileña para atraer a compradores y prensa internacional. "Hay mucho trabajo por hacer", estimó.

Por lo pronto, Martín planea volver en julio a París y que los esfuerzos de los últimos dos años por entrar en el calendario oficial de la Federación vean entonces sus frutos. EFE