Carmen Martín/EFEMadrid

La capa con un toque "preppy" es el abrigo de esta temporada. Nació para vestir la noche, pero ahora añade refinamiento a las camisetas de algodón y los vaqueros. También es parta con "sneakers".

 Clásica y con porte burgués, la capa española, prenda de abrigo y de mucho prestigio que han lucido emperadores, reyes, papas, toreros, artistas o políticos, también mujeres, hoy es tendencia, se convierte en la prenda de abrigo más deseada de la temporada.

  En distintos materiales, estampados y grosores, la capa es apta para cualquier hora del día. Así se pueden ver tipo trenca de lana, simulando ser una cazadora de cuero estilo "biker", imitando un abrigo de paño "oversize" o con detalles de pana.

También en terciopelo con bordados, tipo loden, estampada con cuadros escoceses o de paño negro son algunos de los modelos que se han visto en la pasarela.

 El regreso de la estética "preppy" ha hecho de las capas una de las piezas más novedosas de la temporada de la mano de firmas como Celine, Burberry, Prada, Valentino, Miu Miu, Dior, Chanel, o Max Mara.

La capa española es un trozo de tela que cae desde los hombros hasta los tobillos, "una circunferencia de paño de 360 grados a la que se le añade un cuello de pie", explica Concha Herranz.

La firma española Oteyza, al frente del dúo creativo Paul García de Oteyza y Caterina Pañeda, reconocen que la capa entra dentro del "universo folclórico", pero ahora está rompiendo moldes dentro de la moda masculina y femenina.

Patrones de ayer para prendas de hoy, la capas actuales se funde en la tradición y la vanguardia. Las firmas han reinventado este romántico abrigo añadiendo detalles y proponiendo nuevos patrones.

Así, la capa se muestra del muchas versiones desde las modelos más clásicas y lisos hasta los más barrocos, pasando por las estampadas, reversibles o modelos opulentos cubiertos con lujosos bordados y cristales de roca.

La capa, prenda con historia

La historia de la capa se remonta a un trozo de tela redondeado con una abertura que facilitaba la adaptación al cuello. El año 1066 se considera la primera fecha de esta prenda que aparece en una ilustración en la que se ve a un pastor con la capa sobre el hombro.

Puede, incluso, que sea la evolución del poncho, de origen andino, pero lo que hoy esta claro es que esta manta cuadrangular de lana, seda, algodón, cuero, lino o sarga que ha abrigado a indígenas, presidentes de gobierno o militares, vive un revaival sofisticado y salta a los escaparates de todo el mundo.

En los años 20 aparece el primer superhéroe con capa, El Zorro, después la vistió Elvis Preysler, el grupo ABBA y Superman, pero este manto cobertor e indicador de jerarquías, la capa "se remonta a la prehistoria", explica a EFE la jefa de Colecciones del Museo del Traje (CIPE) de Madrid, Concha Herranz, quien asegura que esta pieza es la indumentaria "más antigua" que se puede encontrar en todas las culturas.

 La capa española es un trozo de tela que cae desde los hombros hasta los tobillos, "una circunferencia de paño de 360 grados a la que se le añade un cuello de pie", explica Concha Herranz.

     A lo largo de la historia, esta prenda ha evolucionado y ha ido sumando detalles, de tal manera que en su día se le añadió una "capelina más pequeña que abrigaba los hombros", dice Herranz, quien detalla que el cierre de esta prenda consiste en "dos piezas unidas con una cadena".

   El interior de la capa se resuelve con el forro y las vistas, "dos tejidos que se incorporan a su paño", cuenta Herranz, quien hace hincapié en la importancia de las vistas, pieza que se confecciona con terciopelo en colores contrastados o bien con estampados florales, y que se apoya sobre el hombro izquierdo.

   Su largo ha ido variado en función de la modas y de la estatura de los hombres, dado que es una prenda que se hereda generación tras generación, "y no todos tienen la misma altura". Antiguamente, quien lucía una capa tenía poder adquisitivo, era una pieza de elite y de prestigio social en la Edad Media.

Ilustres españoles la han lucido y la lucen, "la considerada un icono de elegancia y modernidad", dice Miguel Del Amo, quien recuerda que "Picasso está enterrado con una capa española".

  En la época barroca también se vestía y fue el pintor Francisco de Goya quien, por primera vez, retrató a una mujer con capa, "aparece en el cuadro el Quitasol, una prenda suntuosa, muy lujosa", dice Herranz.

    Durante el Romanticismo y el Modernismo fueron muchos los que lucieron capa española, entre ellos, el escritor Mariano José de Larra o la poeta Rosalía de Castro. Épocas en las que "era impensable lucir una capa sin sombrero, bastón, pajarita o corbata, así lo dictaba la etiqueta", explica el experto en Protocolo, Miguel del Amo.

   Desde 1901, la familia Seseña ha confeccionado capas de manera artesanal, prenda que ha tenido seguidores en todo el mundo desde Bruce Springsteen hasta Lady Di, pasando por Winston Churchill, Hillary Clinton, Rodolfo Valentino, Marcelo Mastroianni, Gary Cooper, Catherine Deneuve o Federico Fellini.

Ilustres españoles la han lucido y la lucen, "la considerada un icono de elegancia y modernidad", dice Del Amo, quien recuerda que "Picasso está enterrado con una capa española".

Más que capa, los reyes han utilizado mantos reales y mantillones, pero Alfonso XIII prefirió ser fiel a la capa española, al igual que los reyes Juan Carlos y Sofía o el rey Felipe VI y doña Letizia, que han hecho gala de esta prenda en muchas ocasiones.

En los años 60 y 70, la capa se pone de moda, vuelve a la calle, se impone en los escaparates de la mano de André Courrèges y Paco Rabanne, diseñadores que propusieron un modelo "galáctico, sin apenas vuelo", y que hoy vuelve a estar de moda, clásica o versionada, por su poder con mayúsculas.EFE