Ana López Vázquez | EFEMadrid

Sonriente y muy natural, así se mostró Meghan Markle en el primer día de su viaje oficial en familia a Sudáfrica, y donde la duquesa de Sussex protagonizó unos momentos muy entrañables y divertidos en los que dio rienda suelta a su lado más espontáneo.

"Mientras esté aquí, con mi marido, como miembro de la familia real, quiero que sepáis que estoy aquí con vosotros como madre, como esposa, como mujer, como mujer de color y como vuestra hermana", afirmó Markle en una visita a un centro infantil solidario.

Relajada y sin perder la sonrisa, ella y su marido se dejaron cautivar por los bailes y la música tradicional y no dudaron en ser partícipes de las danzas mostrando el gran sentido del ritmo que tienen y siguiendo felices los pasos de los bailarines.

Meghan Markle envió además un mensaje de apoyo a la moda africana a través de la ropa que lució para esa ocasión con un vestido negro y estampado en blanco y cuyo diseño sostenible está firmado por Mayamiko, una artesana de Malaui.

También, decidió ponerse un calzado con sello español y que ya en varias ocasiones ha lucido: unas alpargatas negras con cuña de la firma Castañer.

Una imagen que también acaparó todas las miradas y los flashes de las cámaras, porque si bien hace menos de cinco meses que dio a luz a su primer hijo Archie, la duquesa de Sussex parece que se está recuperando del embarazo sin prisas y de forma relajada.

Esta aventura durará 10 días y están previstos encuentros con el presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa, con la viuda de Nelson Mandela, Graça Machel, y con el arzobispo emérito y premio Nobel de la Paz Desmond Tutu, entre otras personalidades.

Por el momento parece que Meghan Markle ya ha cautivado a todos con su encantadora personalidad y seguramente en los días venideros vuelva a dar rienda suelta a su lado más espontáneo.