EFEMadrid

La reina Letizia ha asistido a la entronización de Naruhito, con un impresionante estilo, donde ha lucido un sobresaliente vestido estampado en flores y un acertado tocado, cumpliendo las estrictas reglas de protocolo que requería el acto.

Un acierto en el color y el estampado

Teniendo en cuenta que una flor, la del crisantemo, es el emblema imperial de Japón, doña Letizia ha optado por un vestido largo de estampado floral, en el que resaltaban peonías, rosas y hortensias, sobre fondo verde aguamarina, de la diseñadora cordobesa Matilde Cano, que ceñía con un cinturón.

Por primera vez, la esposa de Felipe VI ha utilizado el collar de chatones de la reina Victoria Eugenia, que adopta diferentes formas en su largo, a modo de gargantilla. Unos pendientes de brillantes y esmeraldas, que pertenecen a doña Sofía, complementaban un conjunto impecable para un acontecimiento histórico.

A diferencia de otras damas de la realeza europea, la reina optó por una diadema como tocado

Como marcaba el protocolo, pero a diferencia de otras damas de la realeza europea, la reina optó por una diadema como tocado, ancha en terciopelo rosa empolvado que recogía hacia atrás su cabello suelto.

Distinción japonesa

Sobre el vestido, la reina incorporó la banda de la orden japonesa de la Preciosa Corona, una distinción que recibió durante su visita de Estado a Japón hace dos años.

Los Reyes presenciaron la entronización junto a más de 2.000 invitados, entre los más próximos, a la derecha de Felipe VI se sentó el emir de Catar, el jeque Tamim bin Hamad Al Zani, mientras que a la izquierda de doña Letizia estaba el jefe de Estado de Samoa, el príncipe Vaaletoa Sualavi II.

Fue el 1 de mayo cuando el hoy emperador Naruhito heredó el Trono del Crisantemo de su padre, Akihito. La entronización ha tenido lugar en el majestuoso Palacio Imperial de Tokio, donde el emperador ha vestido un traje ceremonial con ornamentos tradicionales y su esposa, la emperatriz Masako, ha lucido un kimono de doce capas.

Tras Tokio los Reyes iniciarán su primera visita de estado a Seúl.EFE