La reina Letizia con un fabuloso y sofisticados diseño con volante arquitectónico sobre el pecho se impone en un duelo estilístico a Juliana Awada quien optó por un vestido corto y brillantes de estética Art-Decó.

Madrid, 27 mar (EFE).- Los reyes de España ofrecieron en la noche del pasado martes en Buenos Aires una recepción en honor al presidente de Argentina, Mauricio Macri, y su esposa, Juliana Awada, a la que asistieron alrededor de 300 invitados, entre ellos figuras de la política, la cultura, la empresa y los medios de comunicación.

El actor Ricardo Darín, el cantante Andrés Calamaro, la modelo Valeria Mazza, la veterana actriz y presentadora de televisión argentina Mirtha Legrand y la también comunicadora Susana Giménez fueron algunos de los invitados que saludaron personalmente a los jefes de Estado y sus esposas al llegar al acto.

 

Para la ocasión, la reina Letizia, quien sabe cómo imponer su estilo ante una gran rival como es Juliana Awada, volvió a su color fetiche: el rojo, tono con el debutó y deslumbró a la realeza europea en la boda de Federico y Mary de Dinamarca.

Doña Letizia, con el cabello recogido y un maquillaje estrenó un vestido ajustado, con largo a la rodilla y escote palabra de honor adornado con un lazo, un diseño espléndido firmado por Roberto Torretta, que conjuntó con unos salones de vinilo firmados por Manolo Blahnik, un "clutch" de Bottega Veneta.

En cuanto a las joyas, la Reina escogió unos pendientes de pavé negro y una de las pulseras gemelas de Cartier que la reina Victoria Eugenia incluyó en el lote de pasar.

La primera dama argentina también brilló con un vestido estilo años 20 por encima de la rodilla, manga larga, escote cerrado y rematado con flecos de abalorios.

Jualiana, con el cabello suelo y maquillaje en tonos dorados y bronces, remató su estilismo con salones y cartera de mano de Christian Louboutin.

La celebración, que Felipe y Letizia hicieron en retribución a la cena de gala que el lunes encabezaron los Macri para agasajarles en su primera visita de Estado a Argentina, tuvo lugar en el céntrico hotel porteño en el que los reyes se han alojado desde el domingo por la noche y hasta hoy, cuando culmina su agenda en Buenos Aires.

Tras un primer saludo con algunos de los asistentes, los reyes, el mandatario argentino y la primera dama -todos vestidos de gala- se juntaron con el resto de invitados en otro salón, donde durante unos minutos los presentes pudieron acercarse a conversar con los anfitriones.

 

Por la mañana, para la reunión con los representantes de Alianza Iberoamericana de Enfermedades Raras (ALIBER), doña Letizia y Juliana Awada aparecieron vestidas de Zara.

La Reina lució un conjunto rojo bermellón compuesto de camisa de manga larga y corte asimétrico y pantalón recto con pequeñas aperturas en la parte delantera.

Un diseño que completó con cartera de mano y salones azul marino de Nina Ricci, y un broche con forma de libélula de ámbar y brillantes.

Juliana Awada ha querido tener un guiño diplomático y lució un conjunto de falda y camisa con el mismo estampado geométricos en distinto tamaño. Un favorecedor estilismo que aderezó con complementos de lujo: cinturón camel de Hermés, salones de Prada y bolso de Céline.

Este miércoles y ya por fuera de la visita de Estado, los Reyes de España encabezarán la apertura del VIII Congreso Internacional de la Lengua Española, que este año girará en torno al lema "América y el futuro del español. Cultura y educación, tecnología y emprendimiento". EFE