EFEMadrid

Felipe VI, acompañado de la reina Letizia, vestida de blanco con efecto nacarado, ha sido investido nuevo caballero de la Orden de la Jarretera, en un acto en que también ha sido condecorado con la misma distinción el rey de Holanda en presencia de su esposa, Máxima, que lucía un vestido-capa rosa bebé.

En una ceremonia que se ha celebrado en el Salón de Trono del Castillo de Windsor, la reina Isabel II ha condecorado a ambos monarcas y después ha ofrecido un almuerzo a los reyes de España y Holanda al que también han asistido otros miembros de la familia real británica entre ellos, el príncipe Carlos y su esposa, Camilla, duquesa de Cornualles.

Dos reyes, España y Holanda

A Felipe VI y Guillermo de Holanda se les ha hecho entrega de la Orden de la Jarretera, la máxima distinción del Reino Unido, y como establece la tradición, el monarca española y el holandés han lucido la toga de terciopelo azul y el sombrero negro de estilo Tudor con plumas blancas de avestruz que distingue a los miembros de la congregación con los demás atributos, entre ellos, el collar y el escudo de San Jorge, patrón de Inglaterra.

El símbolo de la orden es una liga o jarreta representada por una correa con hebilla de terciopelo azul con el lema de la orden en letras de oro "Honi soit qui mal y pense" (Que se avergüence el que haya pensado mal).

Letizia y Máxima, dos reinas muy elegantes

Tras este solemne acto los Reyes de España han posado junto a la reina Isabel II y se ha podido ver que doña Letizia ha asistido a Windsor con un nuevo vestido de la firma sevillana Cherubina.

Un modelo largo midi en tono blanco con efecto nacarado y discreto estampado en azul marino de cuello perkins, corte a la cintura y manga larga abullonada rematado con puño ancho abotonado.

La Reina, sonriente, ha sorprendido con un tocado con redecilla y flor en la lado izquierdo en color negro a juego con los zapatos y la cartera de mano, un estilismo que completo con pendientes de diamantes que formar parte de las alhajas de pasar desde la reina Victoria Eugenia.

Máxima de Holanda ha preferido posar junto a su esposo con un vestido-capa con cuello esmoquin rosa empolvado, un modelo que se ajustaba con un cinturón de raso del mismo tono, una pieza firmada por Claes Iversen, que conjuntó con zapatos de ante en rosa.

Isabel II otorgó a don Felipe de Borbón la nobilísima Orden de la Jarretera en junio de 2017, durante la visita de Estado que hizo con la reina Letizia al Reino Unido, y al año siguiente hizo lo mismo con Guillermo de Holanda.
 La incorporación de Felipe VI al capítulo tiene lugar 30 años después de que lo hiciera su padre, Juan Carlos I.

Tras el almuerzo, la ceremonia continúa con una procesión por el recinto del castillo hacia la capilla de San Jorge. Las reinas Letizia y Máxima no participan en el desfile y lo presencian desde un porche situado en uno de los puntos del recorrido.

Posteriormente, los caballeros y damas, de nuevo ataviados con las prendas de la orden, van a marchar en procesión por el recinto del castillo hacia la capilla de San Jorge. Las reinas Letizia y Máxima -que para salir a la calle se ha puesto un vistoso tocado aderezado con flores en tonos rosas- no participan en el desfile y van a presenciarlo desde un porche situado en uno de los puntos del recorrido. 
   A la salida, la reina Letizia conversaba con la duquesa de Cornualles que lucía un vestido rosa con falda de quillas adornada con flecos, pamela beige un collar de perlas de cinco vueltas con un importante broche de brillantes y agua marinas.

Junto a ellas también estaba la duquesa de Cambrigde, muy elegante con un vestido blanco con cuello redondo, abotonados en el centro, con rayas negras y un tocado a juego, y la condesa de Wessex, quien lució un conjunto bi color en blanco y coral con tocado de paja a juego.

La orden de más prestigio del Reino Unido fue creada en 1348 Eduardo III como premio al valor y la lealtad a la Corona inglesa, inspirándose en los legendarios caballeros de la Tabla Redonda del rey Arturo. EFE