Inmaculada Tapia/EFEMadrid

En España se han duplicado, en las últimas décadas, la cifra de casos de melanoma un tipo de cáncer que "podría evitarse", en la mayoría de los casos, con una adecuada fotoprotección, según ha explicado el dermatólogo Jorge Soto de Delás.

Según Soto, director de la Fundación Piel Sana, el melanoma es uno de los tumores que "más se pueden prevenir" a través de sencillas medidas de protección frente al sol. "Hace años, no se sabía que el sol en exceso era perjudicial para la pie. Ahora, que ya se conocen los riesgos, debemos tomar medidas para evitar la aparición de esta enfermedad".

Un estudio realizado por el Dr. Antonio Tejera-Vaquerizo, dermatólogo del Instituto Dermatológico GlobalDerm, ha analizado el impacto de la pandemia por coronavirus en el pronóstico de los pacientes con cáncer de piel en el que se observan datos "preocupantes".

En el escenario de reclusión por la pandemia no se están diagnosticando o tratando este tipo de lesiones porque el paciente no acude a consultas por miedo a contagiarse de COVID-19.

El estudio ha estimado que en el caso de los melanomas el retraso de un mes en el diagnóstico supone una pérdida de 6 puntos en la supervivencia a los 5 años y de 7 puntos a los 10 años. Si el diagnóstico se hace 3 meses más tarde, la supervivencia cae en 13 puntos a los 5 años y en 15 puntos a los 10 años.

El director de la Clínica Dermatológica Internacional, el dermatólogo Ricardo Ruiz, coincide en que el melanoma, a pesar de que es uno de los tumores cutáneos "más letales si no se diagnostica a tiempo, tiene una tasa de curación de casi un 99 por ciento si hay un diagnóstico precoz".

La incidencia de melanoma cutáneo está aumentando de forma "alarmante", dice Soto, en todo el mundo entre las personas de raza blanca, por lo que esta guía pretende también "concienciar" sobre la importancia de establecer hábitos saludables para la piel.

El dermatólogo insiste en que es "crucial" para el paciente contar con información "fiable" de su enfermedad, razón por la que la Academia Española de Dermatología y Venereología ha editado una guía, ‘Guía para pacientes con melanoma cutáneo’.

Marta Fuentes, presidenta de la asociación de pacientes de Melanoma España considera que "este tipo de guías son muy necesarias porque, cuando te dan el diagnóstico, el shock de la noticia hace que no proceses casi nada de la información que te da el médico".

La detección a tiempo y la prevención es fundamental y posible con el melanoma, razones por las que la guía refleja datos a tener cuenta como, por ejemplo, presentar más de 50 lunares atípicos que "multiplica por tres" el riesgo de desarrollar un melanoma y tener antecedentes de quemadura solar en la infancia duplica ese riesgo, asegura la Dra. Cristina Serrano Falcón, autora de la guía.

Serrano Falcón recuerda que a la hora de identificar signos de sospecha en lunares hay que percatarse de la asimetría, que presente bordes irregulares, un color no homogéneo, un diámetro mayor de 6mm, y notar una evolución, es decir que "cambie de tamaño o de aspecto".

Por otro lado, la doctora insiste en que hay otros hábitos que se pueden establecer para prevenir el riesgo de aparición de un melanoma como evitar el uso de cabinas de bronceado, "que incrementan la probabilidad de desarrollar un melanoma un 75 por ciento" cuando se utilizan antes de los 30 años.

Además incide en el hecho de protegerse adecuadamente frente al sol con ropa adecuada, sombrero, gafas de sol y cremas de fotoprotección, sin olvidar recurrir siempre que se pueda a una sombra.

“El pronóstico de un paciente cambia mucho si ese melanoma se detecta a tiempo. Por eso insistimos en la importancia de autoexplorar la piel cada mes y la visita a su dermatólogo de confianza”, concluye Serrano Falcón.  EFE