Carmen Martín/EFEMadrid

En apenas tres días, durante la vista de estado al Reino Unido, Melania Trump ha realizado un despliegue estilístico con siete modelos sobresalientes que incluían "guiños diplomáticos al Reino Unido y también al Hollywood dorado".

Es muy habitual que la primera dama de Estados Unidos, Melania Trump, incluya en su maleta modelos con guiños diplomáticos al país que visita, y en esta ocasión ha sido excesivamente cuidadosa. "Desde el punto de vista de protocolo, Melania Trump ha estado impecable", ha explicado hoy a EFE Miguel del Amo, experto en Protocolo Social y Etiqueta de RedScreen.

Vestidos camisero estampado con el Big Ben

Así, desde la Casa Blanca puso rumbo al Reino Unido con un vestido camisero estampados con los edificios más importantes de Londres entre ellos el Big Ben, el parlamento, unos vistosos dibujos en verde, blanco y naranja que también incluían los famosos autobuses de dos plantas.

Un modelo de Gucci, de casi tres mil euros, que ajusto a la cintura con un cinturón de cocodrilo de Ralph Lauren y zapatos de tacón beige de Manolo Blanik

En el avión se cambió de ropa y nada más aterrizar en el aeropuerto de Stanstead en Essex, Reino Unido, Melania Trump, de la mano de su marido, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, lució un conjunto "navy", traje de chaqueta y camisa estampada con lazada en rojo, blanco  y azul marino muy "british".

"Vistió los colores de la bandera inglesa, un guiño diplomático fantástico", añade del Amo, quien considera que la camisa, de 795 euros, fue "muy oportuna", más cuando se trata de la icónica firma Burberry, una de las más representativas del Reino Unido

Después, para su encuentro con la reina Isabel II, el príncipe Carlos y la duquesa de Cornualles en el palacio de Buckingham, Melania apareció con un vestido blanco de manga larga y cinturón azul marino, un modelo elegante y sobrio firmado por Dolce&Gabanna.

Un estilismo, que combinó con unos altísimos "stilettos" azul marino y un sombrero diseñado por Hervé Pierre, que recordaba a una de los modelos que lució Lady Di y también a una Audrey Hepburn, en "My fair Lady".

Durante este viaje Melania Trump ha trabajo un vestuario que hacia constantes guiños diplomáticos al Reino Unido, "pero también a la realeza y al Hollywood más clásico de los años cuarenta, que no deja de ser la realeza americana", explica del Amo.

Con este conjunto blanco, la primera dama americana presenció como la Real Artillería a Caballo del Rey disparó 82 salvas de cañón desde Green Park, mientras que en la Torre de Londres la Honorable Compañía de Artillería disparó 103, más cañonazos de lo habitual al recordarse la coronación de Isabel II (2 de junio de 1953) y dar la bienvenida al mandatario de EE.UU.

Tras tomar el té con el príncipe Carlos y Camilla Parker en la residencia oficial de Clarence House, el matrimonio Trump se retiró a vestirse adecuadamente para la cena de gala en el palacio de Buckingham.

Melania al estilo Rita Hayworth

Un cita en la que Melania Trump impresionó con un vestido blanco de alta costura de Dior, de corte sencillo y transparencias en la parte superior del vestido, un estilismo que acompañó con guantes largos hasta el codo como los que lució Rita Hayworth en "Gilda", un modelazo con mucho glamur con el que "se convirtió en una estrella de Hollywood".

Al día  siguiente, para su visita al 10 de Dowing Streey, la primara dama americana escogió un oportuno vestido camisero de Céline, un modelo que recreaba la famosa gabardina inglesa, y que Melania combinó con accesorios de piel negra: zapatos de Cristian Louboutin, de 595 euros, cinturón ancho y bolsos de cocodrilo de Hermés, de 45.000 euros.

Por la noche, Melania Trump se convirtió en anfitriona y ofreció una cena al príncipe de Gales y su esposa para agradecerles su hospitalidad. Y Melania brilló con un fabuloso vestido capa color rojo firmado por Givenchy que llevaba unos lentejuelas bordadas sobre el pecho.

Este precioso diseño, que vistió con melena suelta peinada hacia un lado, recuerda al que lució Bette Davis en la película "La extraña pasajera".

Y para su última cita, la ceremonia de conmemoración por el 75º aniversario del desembarco de Normandía en Portsmouth, Reino Unido, Melania ha lucido un vestido abrigo beige de silueta New Look, con grandes solapas y ceñido a la cintura que combinó con un sombrero minimalista, estilismo con el que pone el broche de oro a un viaje exprés que estilísticamente ha sido calificado con un "sobresaliente". EFE