EFEMadrid

La firma de muebles sueca, Ikea, se ha inspirado en España para lanzar su nueva colección de mobiliario para 2020, que refleja en el catálogo a través del proyecto denominado Lab Home.

A través de este proyecto se desarrollan cinco propuestas de interioristas de cinco países: España, China, Alemania, EE.UU y Polonia. Alternativas de decoración que dan respuesta a las necesidades de un mismo hogar y una misma familia, teniendo en cuenta los estilos de vida y los gustos de su país.

Iria García Alonso Lamberti es la especialista en Diseño de Interiores de IKEA en España, encargada de poner en marcha una propuesta que no se verá en todos los catálogos, pues "cada país elige su versión". La versión publicada en la edición del catálogo en España ha sido también la elegida en 10 países, incluido Suecia.

El nuevo catálogo de la firma de muebles tiene 80 versiones, se publica en 38 lenguas y se distribuye en más de 124 millones de ejemplares en 54 países en todo el mundo. En España se distribuirán más de seis millones de ejemplares.

España mercado estratégico

La elección de España se debe a que nuestro país es un mercado "estratégico" para la compañía y "por ello forma parte de este proyecto pionero que se basa en las necesidades culturales de cada región para diseñar hogares adaptados que faciliten un mejor día a día para la mayoría de las personas", indica García Alonso, que concibió el espacio para una familia que espera la llegada de un segundo bebé.

"La paleta de colores es clara y brillante, y la disposición de los elementos favorece que todos los integrantes estén cómodos cuando la casa está llena", comenta a Efe.

Cinco países, cinco propuestas decorativas

Según García Alonso, no hay grandes discrepancias entre las propuestas decorativas de los cinco países, pero sí existen sutiles diferencias que responden a la cultura de cada lugar. Por ejemplo, en Alemania se ha incluido una cama supletoria en el dormitorio principal porque es común pasar tiempo con los niños antes de dormir.

Los principales diferencias entre las propuestas de los cinco países nacen de la situación vital que ha establecido cada diseñador, por ejemplo, el tercer adulto -que representa a la abuela de la familia- tiene diferentes papeles en cada hogar.

En China, la abuela se ha mudado de forma permanente; en Polonia, la familia vive en casa de la abuela mientras ahorra para tener un hogar propio.

En Estados Unidos y en Alemania, la abuela es una invitada que duerme en el salón; y en España, la abuela cuenta con una cama en el dormitorio del nieto mayor porque pasa algunas temporadas con su familia.

En esta edición, precisamente, el dormitorio es el protagonista con propuestas en las que intentan responder también a cuestiones de salud como la incidencia de la luz, la temperatura y el confort. EFE