EFEMadrid

La actriz Maggie Civantos se encuentra en un buen momento profesional, tras su éxito en "Las chicas del cable" y el recién estreno de la serie "Malaka", ahora está inmersa en un nuevo proyecto vinculada al mundo de la moda y que no ha dejado indiferente a sus seguidores.

Siempre sonriente y con un elegante traje blanco, la actriz malagueña presentó la firma neoyorkina de ropa Karigam, de la que se ha convertido en la primera embajadora en España.

En una entrevista a EFE, la protagonista de "Vis a vis" ha hablado de su relación con la moda y cómo lleva las críticas hacia su imagen.

PREGUNTA: ¿Cómo es Maggie Civantos?

RESPUESTA: Soy una persona muy imprevisible.

P: ¿Su personalidad va acorde con su forma de vestir?

R: No siempre. Pero normalmente sí. Y cada vez intento que haya una característica que creo que sí me define como una mujer elegante, pero fuerte a la vez y femenina.

P: ¿Son las características que la han motivado a ser embajadora de una firma de ropa?

R: Sí. Siento que es una marca que transmite elegancia. Muestra la imagen de una mujer del futuro que sabe a dónde va y lo que quiere.

P: ¿Ha cambiado su forma de ver la moda desde que se ha convertido en una celebridad?

R: Sí, de alguna manera mi visión ha cambiado. En el trabajo, para crear el personaje, ayuda mucho a construirlo a través de la ropa que viste. De esa manera de doy cuenta de que es muy importante para mi profesión y para mi vida.

P: ¿Cuáles son sus prendas básicas en su armario?

R: Unos jeans siempre, pero uso muchísimo traje de chaqueta. Para mí es un básico. Creo que es una prenda que define por sí la elegancia, la determinación y la fuerza.

P: ¿Algo que nunca se pondría?

R: Me gusta jugar y probar, por lo que no habría algo que no me pondría. Lo que he aprendido de mi profesión es a salir de mi zona de confort todo el tiempo y eso se ve en la ropa que llevo.

P: De todos los personajes que ha interpretado, ¿con cuál se quedaría por su forma de vestir?

R: Ángeles Vidal, de "Las chicas del cable". Los años 20 son una maravilla, se respetaba la individualidad y la expresión de cada uno. Podían llevarse desde las "flappers", que eran las que llevaban pantalones, pero luego también estaban los vestidos más anchos. En aquel momento, no se estaba más encorsetada como por ejemplo en los años 50 que sí ha marcado un estilo más concreto.

  P: En los momentos más importantes siempre surgen imprevistos con el vestuario ¿alguno reseñable sobre la alfombra roja?

R: Sí, me ha ocurrido de todo. Recuerdo en un Festival de Málaga que se me rompió la cremallera del vestido y tuve que intentar cerrala con imperdibles, aunque igualmente se me veía la piel. Pero estas son cosas te hacen súper humana.

P: Al estar tan expuesta en las redes sociales y en los eventos a los que acude ¿Cómo hace frente a las críticas?

R: Al final, hagas lo que hagas te van a criticar. Cada vez aprendo a que me importe menos, antes me preocupaba más por la inexperiencia pero ahora me da igual. Siempre quieres ir bien y correcta, pero no puedes contentar a todo el mundo, y al final lo importante es que yo me sienta bien.

P: Si tuviera que hacer balance del año a nivel profesional ¿Que destacaría?

R: Está siendo un año muy bueno. He tenido mucho trabajo y he desarrollado proyectos que me están ayudando a crecer más en mi carrera profesional, como con la ONG que estoy colaborando.

P: Es conocida su interés por el arte y la educación ¿Sigue entre sus proyectos futuros fundar una escuela de artes?

R: Es un sueño que no desisto. Sigo buscando financiación, es un proyecto cultural muy bonito pero caro.EFE

Por Ana López Vázquez