María Muñoz/EFEMadrid

"Kintsugi", el término japonés que hace referencia al espíritu de esperanza tras sufrir daños, es el nombre de la colección presentada por María Lafuente en Platea Madrid como broche final de los desfiles "Off" de la Mercedes-Benz fashion Week Madrid, en un desfile de filosofía “premonitoria” y materiales reciclados.

"Nunca me ha pasado, pero cuando presenté Causalidad, la anterior colección, ya tuve claro que mi siguiente desfile giraría en torno al Kintsugi, un concepto japonés sobre la resiliencia. Justo un mes después, comenzó la pandemia", cuenta a Efe María Lafuente sobre el concepto “premonitorio” que da nombre a su nueva colección.

Cuando la covid-19 y sus consecuencias llegaron, tuvo claro que la idea "merecía aún más la pena", buscando reflejar mediante la colección "la resiliencia que debemos tener en esta época", frente a las situaciones complicadas y también "en los pequeños detalles, como no poder abrazar a nuestros seres queridos", desgrana Lafuente.

María Lafuente, cuyas creaciones van ligadas a un saber hacer que camina de la mano de la sostenibilidad, ha presentado una colección realizada con tejido Tencel fabricado a partir de neumáticos reciclados, además de utilizar cristal de botellas de vidrio como materia prima para elaborar los accesorios que han acompañado la colección.

Piezas de crochet, macramé y estampaciones realizadas a mano en una gama cromática que abarca desde un abanico de azules a blancos o rosas fluór, han dado forma a esta colección, que siguiendo el modelo "See now,buy now" , pondrá a la venta de forma online los zapatos lucidos sobre la pasarela en una colaboración con la firma Mimao,

Como ya es casi sello propio de los diseños de la leonesa, la banda Toom Pak ha ambientado el desfile a través de su percusión en directo, utilizando materiales reciclados, siguiendo la filosofía de la sostenibilidad que impregna las creaciones de Lafuente.

Kintsugi, el arte tradicional japonés mediante el cual los objetos rotos se reparan con oro para hacer brillar sus grietas,  simboliza la belleza de aquello que tras sufrir daños se recupera, y se extrapola para Lafuente al "corazón y los vínculos", en una muestra de "resiliencia y capacidad de recuperación al no ocultar la fragilidad ni la imperfección cuando algo se quiebra", explica.

"Ahora más que nunca  y en este momento histórico tan complicado que nos ha tocado vivir, Kintsugi es una invitación a la esperanza, a la fuerza y a la resiliencia" explica Lafuente, que a través de esta colección pone el broche final a la 72 edición de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid. EFE

      mmu/lml

1011921