María Muñoz/EFEMadrid

Ante la dictadura de los prototipos de belleza y el postureo que se sube a Intagram, la bloguera "curvy" Marina Llorca se ha revelado, y ha decidido cambiar las reglas del juego con un reto, un espejo para todas las mujeres sin exclusión por peso, talla o piel.

"Este reto consiste en replicar las fotos en bikini de famosas", ha explicado a Efe Marina Llorca en una entrevista, quien a través de "Marina Imitando XL", iniciativa que da visibilidad a la diversidad de cuerpos y con la que acumula casi 62.000 seguidores en la red social.

LLorca, nacida en Estepona y de 26 años, se graduó como diseñadora gráfica y posteriormente decidió involucrarse en el mundo de la moda, en el que se formó como asesora de imagen, estilista, y "Personal Shopper", adentrándose en un sector en el que el protagonismo de la imagen está a la orden del día.

 La bloguera, además, cuenta con algo que hasta hace relativamente poco habría jugado en su contra en un mundo que se rige por la estética de los cuerpos normativos: una talla 42, su mejor baza para demostrar que "un número en la ropa no debería definir a las personas".

Una encuesta en Instagram que acabó creando un reto viral

La andaluza cuenta explica sobre sus motivos para llevar a cabo su iniciativa que fue hace tiempo cuando aprendió "a ver la belleza en todos los tipos de cuerpo".

La idea, según comparte, se le ocurrió en un viaje en coche mientras miraba fotos en Instagram: "todas las chicas en bikini que aparecían en las fotos tenían cuerpos normativos" explica haciendo referencia a la mayoría de las publicaciones  en la plataforma, donde prima la delgadez.

"Un número en la ropa no debería definir a las personas"

Encontrarse con esta realidad que "esconde" la diversidad de cuerpos le hizo reflexionar sobre llevar a cabo algún tipo de iniciativa que pudiese dar visibilidad al problema:"¿Y si recreaba esas mismas fotografías para demostrar que todas podemos?"

Acto seguido decidió lanzar una encuesta entre sus seguidores de Instagram, donde preguntaba los motivos por los cuales estos no se atrevían a subir fotos en ropa de baño.

La respuesta por parte de la gran mayoría de sus seguidores en la plataforma, se traducía en "complejos, vergüenza, inseguridades, o miedo a recibir críticas destructivas", siendo este el motivo principal que llevó a la bloguera a tomar una determinación: imitaría fotos en bikini de famosas con cuerpos normativos, algo que, según asegura, sería "un pequeño proyecto" que estrecharía el vínculo con sus seguidores.

El reto tomó forma, bautizado como "Marina imitando XL", compuesto por dos fases. Inicialmente, los seguidores enviaban a la "instagrammer" la foto que estos querían que imitase, según Llorca, un acto que les invitaba a reflexionar acerca de que "la foto en sí da igual si aprendes a apreciar tu cuerpo".

"A medida que imitábamos fotos, más se compartían: el proyecto empezó a extenderse y la gente se sentía inspirada y motivada"

Posteriormente replicaba la foto cuidando todos los detalles, desde el vestuario, el escenario y la pose hasta la edición de la imagen: "cuando mis seguidores veían la foto, me escribían para decirme que les daba mucha fuerza y motivación para cambiar la visión sobre sus cuerpos y empezar a quererse".

Aprender a apreciar el cuerpo y no menospreciarlo

"A medida que imitábamos fotos, más se compartían: el proyecto empezó a extenderse y la gente se sentía inspirada y motivada", cuenta entusiasmada ante la acogida tan positiva del reto.

Así es como esta sección comenzó a tener más presencia, aumentando el número de publicaciones, y también la cantidad de seguidores de la bloguera, convirtiéndola en uno de los referentes en España del movimiento "bodypositive" a favor de la diversidad de cuerpos.

 "Al final mi cuenta se ha convertido en un referente de esta causa, la gente se siente representada conmigo y eso es maravilloso", asegura.

Sobre el impacto que ha generado el reto tanto en ella misma como en sus seguidores, confiesa que se ha tratado de "una cura" en cuanto a romper complejos y estereotipos, así como en ayudar a sus seguidores más cercanos a hacerlo: "siempre les digo que hay que mirarse al espejo todos los días, apreciar el propio cuerpo y no menospreciarlo", explica.

"Personalmente -añade- he crecido mucho con este proyecto, me he quitado complejos que tenía desde hace años de un plumazo".

Tras casi un año inmersa en la iniciativa, tiene claro que le gustaría seguir creando contenidos vinculados a la misma causa: "quiero seguir tratando estos temas", asegura, desvelando que ya trabaja en realizar el reto "junto con otras chicas de cuerpos no normativos", revela. EFE