EFEMadrid

En el Prinsjesdag más atípico por el coronavirus, este martes, la reina Máxima de Holanda ha optado por recuperar un vestido largo amarillo de volantes que estrenó en marzo de 2018 para una cena de gala con Rania de Jordania.

Máxima de Holanda, una de las reinas con más estilo, suele repetir modelos y en esta ocasión ha decidido repetir un llamativo modelos amarillo creado por el diseñador de origen danés Claes Iversen.

El Prinsjesdag es uno de los actos más importantes de la agenda de los Orange, no solo por su pompa y boato, sino también porque en él el rey Guillermo da a conocer las novedades económicas para el país en su discurso, este año desde el trono a los Estados Generales.

Debido a la pandemia de la COVID-19, la celebración ha cambiado de escenario, se ha optado por un espacio mayor, el Grote Kert, la catedral gótica de Haarlem, en lugar del Binnenhof?, donde los invitados han guardado una distancia de metro y medio de separación entre ellos.

Con un desfile militar limitado y sin el saludo de los Reyes desde el balcón de Palacio ni el tradicional recorrido por las calles de La Haya en la carrozo dorada, los Reyes han acudido en coche.

En esta ocasión, los reyes de Holanda han sustituido la Carroza Dorada por un vehículo, una decisión que han tomado después de que el carruaje haya sido muy criticado por uno de sus paneles laterales, en el que muestra a una mujer blanca sentada en un trono y rodeada de personas negras inclinándose ante ella y depositando regalos a sus pies.

Esta carroza se utilizaba en el recorrido de los monarcas por La Haya durante el Prinsjesdag, el tercer martes de cada septiembre y uno de los días más importantes en la política de Países Bajos, pues supone la apertura de un nuevo curso, con un discurso pronunciado por el monarca desde el trono -aunque el texto está escrito por el Ejecutivo- para describir la política oficial para el año.

Y para este acto, marcado por la contención, Máxima de Holanda, con la banda de la Orden y la Estrella de la Gran Cruz de la Orden del León de los Países Bajos, ha preferido elegir un estilismo más sencillo, adornado con un espectacular broche a la cintura.

Como complementos, ha optado por una cartera de mano en tono nude de Bottega Veneta, guantes de piel y una diadema en la cabeza, accesorios a los que se sumaban pendientes de diamantes y varias pulseras. EFE