Carmen Martín/EFEMadrid

Si Rafa Nadal es discreto, su futura mujer, Mery Perelló, lo es aún más. Llevan catorce años juntos y, desde que empezaron su relación en 2005, Mery, como la llaman cariñosamente en casa, ha permanecido junto a él en los momentos bajos y también en días de éxito como anoche, en la que el mallorquín agrandó su leyenda.

Mary Perelló, un apoyo siempre

Con épica, Rafa Nadal se hizo más grande en el Arthur Ashe Stadium de Nueva York al ganar el abierto de Estados Unidos al ruso Daniil Medvedev. En total, el tenista español suma ya cuatro Abiertos de EE.UU. y 19 Grand Slams, a solo un 'major' de Roger Federer; todo un hito en la historia del deporte español.

Una victoria con mucho sufrimiento, porque Nadal sufrió y mucho. Necesitaba el calor del público y reclamó con los brazos en alto el apoyo de los aficionados que no dudaron en gritar y corear "Rafa, Rafa", "Vamos Rafa", "Come on Rafa".

Voces entre las que también se encontraba la de Mery Perelló, a la que se vio reclamando el apoyo de los aficionados cuando peor lo pasaba su pareja, e incluso, quejarse airadamente cuando el juez penalizaba al manacorí por perder el tiempo.

Perelló, que suele acudir a la pisa con estilismos sencillos para pasar inadvertida, lució en el estadio neoyorquino un pantalón vaquero blanco y una camiseta rosa. Lo más llamativo de su estilo fue un solitario de oro blanco y un importante diamante que podría ser su anillo de compromiso.

Su máxima es no llamar la atención, por eso, suele llevar el cabello suelto, con unas bonitos ondas naturales y gafas de sol que le sirven de escudo en las gradas.

Perelló Nadal, un tándem perfecto

Desde el 2005, Mery Perelló y Rafa Nadal forman el tándem perfecto en el terreno personal y también profesional, ya que ella se encarga de la Fundación que lleva el nombre del manacorí.

Tras una temporada fabulosa, Nadal junto a su inseparable Mery, su gran amor - tras saborear las mieles del triunfo en Manhattan junto a su familia y su entrenador Carlos Moyá- pone rumbo a Mallorca, donde espera poder disfrutar de su nuevo barco y atender los preparativos de su boda.

La pareja se comprometió en Roma en mayo de 2018 y el próximo 19 de octubre contraerá matrimonio en Mallorca, concretamente en Sa Fortalesa; cerca de Pollença una de las propiedades privadas más protegidas de la isla.

Sencillez y naturalidad como bandera

La discreción, sencillez y naturalidad es la bandera y religión de esta pareja. ¿Pero quién es Mery? Una joven de 31 años, nacida en Manacor, el 7 de julio de 1988 que durante años ha sido Xisca, pero en su nombre es María Francisca Perelló, aunque en sus íntimos y amigos la llaman Mery.

Es hija única. Su padre, Bernat Perelló, constructor, y su madre, María Pascual, funcionaria local. Se licenció en Dirección y Administración de Empresas y Economía en la Universitat de les Illes Balears.

Sus primeras experiencias laborales fueron en el departamento de Comunicación de Endesa, en Palma de Mallorca y después en Mapfre, en el área de desarrollo de negocio. Ahora, trabaja en la Fundación de Rafa Nadal, donde colabora estrechamente con Ana María Parera, madre del tenista y presidenta de esta fundación.

Mery Perelló es muy tímida, nada tiene que ver con otras mujeres y novias de afamados tenistas que anuncian a bombo y platillo sus estados vitales en redes sociales y medios de comunicación. Su mutismo es su gran baza. EFE