Darse atracones de comida o picotear entre horas suele ser un gesto que rara vez se hace por el mero placer de comer, y en algunas personas, supone un problema que puede derivar en sobrepeso. Una posible solución es el "mindful-eating", el yoga de la comida.

Viviendo en una sociedad que cada vez está más expuesta a los cambios, en la que el estrés forma parte de ella y los constantes pensamientos negativos llenan las mentes de las personas, la relación con la comida tiene un claro condicionante: la situación emocional y mental de la persona.

¿Qué es el "mindful-eating"?

El "mindful-eating" sigue la filosofía del "mindfulness", en la que se basa en tener plena consciencia de uno mismo y de disfrutar cada día lo que somos, pero con un nuevo término "eating" (comer en inglés), cuyo objetivo es que la persona sea realista con la cantidad de alimentos que necesita en cada momento.

En el libro "Técnicas de mindful-eating: Aprende a aquietar tu mente para dominar la comida" (Editorial Arcopress), el doctor José Luis Sambeat Vicién se centra en que la persona cambie sus criterios de actuación para con la comida, e intente hacer frente a aquellos comportamientos impulsivos que no son buenos para su salud.

A través de un plan dividido en seis semanas, el autor propone varios ejercicios y objetivos que hay que realizar y alcanzar además de una alimentación sana a seguir, todo ello siendo constante y tomando nota de cada uno de los objetivos que se van cumpliendo.

Según explica en sus páginas Vicién, los humanos solemos usar "la comida como un gratificante o un sustitutivo" de algo que falta y que está relacionado con comportamientos impulsivos como los nervios o sentimientos negativos.

Pero antes de empezar dicho plan, hay que tener en cuenta tres normas fundamentales:

1. Dedicar por lo menos cinco minutos todos los días a leer y trabajar los ejercicios y las dinámicas que aparecen en el libro.

2. Hacer, paso a paso y sin saltarse nada, todo lo que aparece indicado, en su secuencia y momento correcto.

3. Ser completamente sincero a la hora de rellenar todos los ejercicios.

Los ejercicios de meditación que recomienda el doctor Vicién están centrados en el cuerpo y la mente, aprendiendo a concentrarse, a calmar todo tipo de pensamientos negativos y a conseguir disfrutar de los momentos.

Una práctica que aconseja es cerrar los ojos y dictar los pensamientos que aparecen en la mente pero de una forma diferente: tratar de centrarse tan solo en un concepto y procurar retenerlo, sin distraerse con otros que puedan intentar introducirse en el escenario de su atención para ver si se es capaz de lograrlo.

Errores a evitar

Para intentar cumplir el plan semanal, el autor sugiere evitar diez errores en los que la gente suele caer y hay que intentar que la mente y los impulsos no se dejen llevar por ellos.

Entre ellos está primordialmente, no lamentarse porque haya gente que pueda comer todo lo que quiera y no engorde, puesto que cada uno tiene un metabolismo diferente; también está el no plantearse todos los obstáculos que uno se va encontrar en el camino a la pérdida de peso asimismo no ser pesimista y pensar que uno no lo puede lograr.

Comprar por comprar es también un acto impulsivo que suelen tener ciertas personas cuando van al supermercado, lo mejor es tener planificado lo que se va a comer, qué es necesario y cuánto se necesita antes de ir a la compra.

Vicién remarca que una vez conseguido los objetivos, lo importante de este plan de pérdida de peso no es perder peso, es aprender las reglas y las costumbres que tienes que cumplir y no tener que volver a enfrentarse a un desagradable proceso de recuperación de los kilos eliminados. Finalmente, recuerda que son necesarios dos años de cuidado y atención continua para no volver a recaer y evitar creer que cuando se consigue el objetivo, ahí se termina todo.EFE

alv/csr