Inmaculada Tapia/EFEMadrid

Los papeles pintados hace tiempo que regresaron a la decoración no solo de habitaciones y salones también de baños y cocinas y la próxima temporada nos invita a seguir utilizándolos.

Desde las nubes, pasando por el Hollywood de los 70 y sus geometrías, a los coloridos estampados de un papel pintado para un dormitorio infantil, todo es posible para dar la estética que buscamos a cada habitación.

El glamour del Hollywood de los años 70 se cuela por puertas y ventana con diseños transgresores y "llenos de personalidad", así lo ha expresado Beatriz Gancedo, directora de márketing de Gancedo, quien explica que se trata de una colección de colores combinables que se "integran a la perfección en cualquier espacio".

"Tienen una elegancia retro y contemporánea a la vez" con un singular carácter urbano y rompedor.

Papeles también que mantienen una estética setentera de origen futurista, con detalles geométricos, étnicos, de espiga y psicodélicos con efectos visuales donde los estampados son protagonistas.

Paleta de color

La paleta de color discurre por el azul marino, los grises, diferentes gamas de rosa, violetas, verdes o topo sobre un fondo blanco, envueltos en tonalidades suaves, que coordinados entre sí recrean una combinación de elementos más contemporáneos.

Los nuevos revestimientos murales de MurlsWallpaper con nubes pintadas a mano son la inspiración sacada del equinoccio de septiembre que se cuela de la naturaleza al interior de los hogares.

Los papeles han venido pisando fuerte, dicen los estilistas de "Gunni&Trentino".

Vinílicos, pintados a mano, lisos, estampados, florales se pueden combinar en cualquier tipo de mobiliario y lugar "desde baños enteros empapelados a cocinas, interiores de los muebles, armarios forrados o paredes".

La firma considera que el papel para las paredes no es una mera decoración, es la instalación de un mural, "una obra de arte con derecho propio".

Como no podía ser de otra manera Equinox Clouds, celebra la "diversidad de nuestros cielos", explican sus creativos.

Inspirados en el equinoccio de septiembre que se celebrará el martes 22, cuando el día y la noche tendrán la misma duración en todo el mundo y las estaciones cambiarán, los diseños pintan diferentes momentos del día: desde el azul suave de una mañana despejada hasta los tonos anaranjados ardientes de la puesta de sol, la colección es una alternativa única a los habituales revestimientos murales fotográficos con temática de nubes.

Con una paleta de colores compuesta por rosa pastel y lila, naranja y azul crepúsculo estos nuevo diseños pintados a mano reflejan los momentos en los que los cielos nos regalan una atmósfera de ensueño, interpretando los colores de la mañana, pero también con el matiz de grandes atardeceres sin olvidar los cielos nocturnos donde cobra vida el cielo índigo con nubes de tormenta.

Los dormitorios infantiles son un canto a la fantasía a la que contribuyen los papeles pintados de Pepe Peñalver y su colección Little Treasures. Imágenes que llevan a las profundidades del mar y sus misterios, a volar alto entre las estrellas o a introducirse por caminos inexplorados de una selva tropical.

Una colección divertida, que invita a activar la imaginación con delicados dibujos, "collage"y vivos colores.

Claire Greenfield, directora de diseño de la firma, invita a sumergirse en esta colección mágica y "explorar el mundo a través de los ojos de un niño. Hay un mundo maravilloso esperando que los niños lo observen y descubran", y señala que papeles pintados así ayudan a inventar historias propias.

Imágenes con dinosaurios, coches o globos son otras de las opciones con las que pintar de color un dormitorio infantil.EFE