Inmaculada Tapia/EFEMadrid

La diseñadora Teresa Helbig busca con sus colecciones vestir a una mujer fuerte, segura de sí misma y algo "canalla", describe la creadora, que ahora presenta la versión mini de su universo con "Petite Helbig", una propuesta para niñas de cuatro a doce años.

"Petite Helbig" nace con la intención de "vestir a las futuras líderes del mundo", ha comentado a Efe Teresa Helbig, que refleja su ADN original en esta primera colección cápsula prêt-à-porter de lujo infantil, una manera de demostrar su capacidad creativa más allá de las colecciones de cada temporada.

Mamás y niñas vestidas igual

Helbig asegura que la demanda de muchas de sus clientas de prendas para vestir a sus hijas en fechas especiales ha tenido que ver en el desarrollo de este área de negocio. Una iniciativa en la que posa con su hija.

Cuando se le hace referencia a que mamás y niñas pueden lucir el mismo estilo, replica con rapidez: "¡Nos encanta la idea!". De hecho, aunque son dos marcas distintas, algunos de los modelos "Petite Helbig" se inspiran en modelos Teresa Helbig, como el vestido "Old Money" o el "Good Luck", "esenciales de la maison".

Según cuenta la diseñadora, esta versión mini ha nacido de la manera "más genuina y espontánea", fruto de una "enorme pasión por la ropa de niños y por seguir trabajando en proyectos a favor de la artesanía, de la atemporalidad, la inclusión y la sostenibilidad".

Este proyecto estaba presente desde hace tiempo en su mente, pero lo había ido guardando en la "recamara" por falta de tiempo. La diseñadora asegura que siempre había fantaseado con la idea de "¿cómo sería una mini Helbig?", pero reconoce que el día a día "te consume" y es difícil encontrar la energía suficiente para encarar ciertos proyectos.

Los meses de marzo, abril y mayo, en pleno confinamiento, se dedicó "por completo" a la búsqueda de inspiración, a empezar bocetos que han dado como resultado piezas de estilo libre, diseños "divertidos, distinguidos y tan dispares como complementarios".

"El reto ha sido empezar a realizar la colección con el taller parado, sin poder coser, sin poder pedir ni tejidos ni materiales, sin poder reunirnos presencialmente. Pero habían tantas ganas, tanta ilusión y tanta pasión, que no podíamos dejarlo escapar", ha comentado con entusiasmo.

La colección la componen 35 prendas, desde camisas de popelín de algodón hasta vestidos fantasía de plumeti de terciopelo, también tejidos armados con "muchísima personalidad" como la piel o las lentejuelas, tejidos atemporales como el crepé de lana y naifs como la gasa o la seda con estampados florales y animales.

Vestidos, faldas y blusas para niñas de entre 4 y 12 años que "serán la voz de una nueva generación, niñas que liderarán el mundo del mañana por su visión global, digital, sin barreras y con cada vez menos prejuicios", destaca.

Helbig asegura que en estos "momentos tan duros y tan inciertos" a ella y a su equipo les hace especial ilusión un proyecto que haga "soñar muchísimo". EFE