Inmaculada Tapia/EFEMadrid

La empresa de mobiliario de exterior Point, con presencia en más de setenta países y que ha recibido el Premio Nacional de Diseño, afirma que de todas las crisis han aprendido y que sin I+D no hubieran "llegado hasta aquí".

"No ha sido fácil llegar hasta aquí. De todas las crisis hemos aprendido algo", ha explicado a Efe Vicente Pons, director comercial y uno de los cuatro hermanos al frente del negocio familiar. Añade que también lo han hecho de esta pandemia: "hay que invertir en la digitalización de las empresas"

Pons detalla que la empresa, fundada en 1920 y en manos de la tercera generación familiar, se sobrepuso a la Guerra Civil, a los efectos de la II Guerra Mundial, a la crisis del petróleo o a la reconversión industrial de la Transición, "pero aquí seguimos gracias al trabajo, teniendo claro lo que queremos y adonde queremos llegar".

Según el jurado del Premio Nacional, que otorga el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, Point "destaca por su compromiso en interconectar artesanía y tradición con diseño e innovación, manteniendo su fidelidad a los materiales naturales”.

Algunas de sus piezas son historia del diseño como el sillón Alga, un clásico en los balnearios y en el mobiliario de jardín, una creación en mimbre creada por el fundador.

 En la actualidad el 75 por ciento de la producción va dirigida a clientes internacionales. Desde Valencia, sus muebles visten más de mil proyectos de interiorismo de todo el mundo. Muebles de autor firmados por Mario Ruiz, Gabriel Teixidó o Vicent Martínez.

En los años 50 del siglo pasado ya empezaron a producir para el mercado americano, el principal consumidor hasta los 80 años. Hoy Oriente Medio es el principal destino de sus creaciones, seguido de Norteamérica, Caribe y Europa. Pero también exportan a países de África como Ruanda o Angola y abren mercado en Asia.

Con la crisis del dolar "nos reinventamos y focalizamos en Europa", señala Pons, impulsor de la Feria Hábitat de Valencia y de esta ciudad como Capital Mundial del Diseño, título que ostenta este año.

Elemento diferenciador

"Nos diferenciamos por la calidad. Hacemos productos para toda la vida", advierte Pons, quien añade que sus diseños son duraderos como demuestran al formar parte de la decoración cruceros o cadenas hoteleras, lo que añade "prestigio" a la firma.

"El componente familiar ha sido fundamental, con sus ventajas y desventajas" para llegar donde están, asegura Pons, algo que les ha ayudado a crecer con tranquilidad y confianza, pero también con una gran inversión en I+D.

"Si no hay I+D no hay desarrollo. Somos pioneros en tendencias y en materiales", argumenta, detallando que comenzaron como artesanos del mimbre, para pasar después al ratán, la médula hasta llegar al aluminio, maderas certificadas y productos reciclables.EFE

Sus diseños son objeto de copia, pero comenta divertido "heredarán nuestros defectos. Si te copian es que vas bien y porque vendes, aunque te hacen daño".

Alude a la suerte como un factor importante, "pero la suerte también hay que buscarla", concluye Vicente Pons satisfecho de que el Premio Nacional de Diseño, que han recogido de manos de los Reyes, venga a reconocer su trayectoria.