Carmen Martín/EFEMadrid

La Semana Santa 2020 será diferente. No hará falta hacer maletas, bastará con un poco de ilusión y mucha imaginación para disfrutar de unos días de vacaciones viajando desde el sofá, descubriendo grandes museos a golpe de clic degustando dulces recetas, bailando o relajantes rituales de belleza.

Estamos en la cuarta semana de confinamiento, un momento en el que el entusiasmo inicial del confinamiento en el que las ganas de hacer cosas poco a poco se disipan. Por eso es tan importante seguir enfocándonos en lo positivo y disfrutar de este tiempo.

 Es necesario llevar a cabo actividades diferentes que permitan sentir, a nivel emocional, que estos días sean un periodo vacacional.

Madrugar un poco menos y así para poder sentir, a nivel interno, mayor sensación de vacaciones, a pesar de no poder salir de casa. También es necesario darse caprichos, un baño relajado, tomar la comida favorita, abrir una botella de vino, un buen aperitivo.

 Cuando se pasa por momentos de estrés prolongados, el cuerpo se tensa y se fatiga. Por eso, resulta muy importante cuidarnos de forma más especial estos días. Trata de dormir y descansar, aliméntate de forma sana y haz ejercicio físico que te permita liberar toda la tensión acumulada.

Una vez que se está relajado, es el momento de hacer planes y disfrutar de la Semana Santa en los fogones, bien sea cocinando las famosas torrijas o sencillamente mejorando el recetario dejándose guiar por la propia intuición y gusto culinario o bien siguiendo los consejos de gurús en Instagram como @tobegourmet, donde Beatriz Rodríguez propone platos salados y dulces. En la cuenta @sylvain_vernay se pueden descubrir los croissants más populares de la red y @miriamelinvitado invita a conocer una cocina cuajada de ironía y sentido del humor que levanta el ánimo.

Aprovechar el tiempo para conocer nuevas culturas y viajar sin necesidad de moverse del salón. Cuentas de Instagram @swatchtakesmetoCIUDAD se pueden conocer la historia, gastronomía, de treinta destinos que van desde Madrid a Las Vegas, pasando Londres, París, Tokyo, Berlín o Estambul sin necesidad de tomar un avión.

En esa idea de conocer nuevas culturas, también se puede añadir la visita a museo, dado que las pinacotecas más importantes del mundo ha aumentado su presencia online como El Prado y el Louvre, que tienen en sus respectivas páginas web tours virtuales.

 También se pueden conoce el British Museum, el Thyssen-Bornemisza o el Metropolitan de Nueva York, gracias al proyecto Google Arts & Culture.

No pasan por alto los espectáculos para enriquecer el alma. La plataforma "MyOperaPlayer" del Teatro Real una importante selección de espectáculos infantiles y el Circo del Sol cada viernes ofrece un especial de una hora en directo para disfrutar de sus espectáculos.

Es cierto que no son vacaciones tradicionales, "pero se puede aprovechar para crear momentos tan especiales que pueden incluso convertirse en tradición para próximos años”, ha explicado a Efe el psicólogo sanitario Abel Domínguez, que en colaboración con la empresa Mattel, líder en entretenimiento infantil, ha preparado actividades para disfrutar esta Semana Santa.

Cuando los adultos juegan con niños, el cuerpo libera endorfinas e incrementa el nivel de oxitocina, mejorando el estado de ánimo y sensación de bienestar y reduciendo así nuestros niveles de estrés.

Está comprobado científicamente que los niños se ríen 600 veces al día, mientras que los adultos lo hacen solo cinco. Ahora es el momento perfecto para igualar esta estadística con momentos de juego y diversión en familia como Scrabble o Pictionary.

Los amantes del baile pueden crear su propio videoclip bailando en solitario o en familia o incluso grabar un documental sobre las cosas que pasan en casa.

Aquellos que echan de menos el Spa, la opción reside en apagar el móvil y convertir en cuarto de baño en su balneario particualar. Encender una vela, aromaticar el espacio y llenar la bañera de agua caliente.

Es el momento del ritu de belleza con mascarillas caseras de productos naturales, exfoliar e hidratar la piel o mimar el cabello o productos hidratantes "como el aceite de oliva o manteca de karité", explica la experta en cuidado capilar Noelia Jiménez. EFE