EFEMadrid

Las videollamadas y reuniones "on line" están compitiendo en protagonismo con los selfis, donde lucir la mejor expresión y luminosidad en el rostro es una condición imprescindible para los fanáticos de las redes sociales y para aquellos a los que el teletrabajo les mantiene en casa.

Audios y vídeos por WhatsApp, reuniones virtuales, o Tik-Tok, nos guste o no, la nueva ventana al mundo es digital, no solo para los más jóvenes, también para los adultos, un precipicio del que algunos quieren ocultarse, pero resulta completamente imposible, por lo que, según las clínicas de estética, está aumentando la demanda de algunos tratamientos frente al mismo periodo del año pasado.

Mirarnos en el espejo

Así lo certifica la doctora Marta Suárez, de la Clínica Dray de Barcelona, quien apunta que durante el confinamiento, además de más tiempo para actividades como cocinar, pasar tiempo con la familia, o concentrarnos en nuestros hobbies, "también ha habido más tiempo para mirarse en el espejo y ha hecho más activos en redes sociales a personas que antes no lo eran para comunicarse".

Una razón que ha provocado que aumenten tratamientos estéticos como el relacionado con la tóxina botulínica, el relleno de ojeras o aquellos que logran potenciar la luminosidad de la piel, ha comentado la doctora.

Según Suárez, también se ha producido el “boom” de los labios, aunque curiosamente nos los tape la mascarilla.

“Siempre ha sido uno de los tratamientos más demandados, y a pesar de que es una de las zonas que ocultamos en la calle, en las distancias cortas y sobre todo a través del teléfono, están más expuestos”, por lo que los tratamientos de hidratación, perfilados y rellenos aumentan.

Ahora el foco está puesto en la mirada, "la zona más visible", donde muchos buscan con los retoques conseguir levantar el párpado, eliminar finas arruguitas y combatir bolsas y ojeras.

 “Con la toxina botulínica conseguimos relajar el músculo y suavizar las arruguitas que se definen en el contorno”, ha explicado la doctora.

Para mejorar el aspecto de las ojeras recomienda el uso de un ácido hialurónico específico para esta zona que" no capta agua y que incorpora un complejo dermo reestructurante" para mejorar la calidad de la piel y conseguir una mirada descansada.

Lograr un rostro mucho más armónico es lo que muchos pacientes solicitan en estos tiempos de pandemia.

“Cuando se pierde volumen la solución está en rellenar el mentón o corregir ciertos defectos de la nariz o los pómulos con ácido hialurónico o estimuladores de colágeno" que ayudarán a darle armonía evitando el quirófano, ha dicho la doctora, que argumenta que este tratamiento permite la incorporación inmediata a la vida cotidiana.

Si la preocupación se fija en la flaccidez del rostro la clave está en un lifting líquido con el que se "consiguen resultados ultra naturales".

Para devolver la luminosidad a la piel, la doctora Suárez recomienda un protocolo que combina una exfoliación hidratante con cóctel de principios activos, aplicados con microneedling para potenciar su acción con una máscara rica en colágeno y ácido hialurónico y con 'booster' (potenciador con nutrientes) complementario.

Las vitaminas son cruciales a la hora de dar luminosidad a la piel además de hidratación y se pueden personalizar, según las necesidades de cada usuario. Un tratamiento que recomienda una o dos veces al año para prevenir la aparición de arrugas.EFE