EFEMadrid

Llegó 2020 y, como siempre a principios de año, más de uno crea una larga lista de propósitos de cambio, siempre para bien, aunque según los psicólogos lo ideal es no marcarnos metas inalcanzables.

Retos para el Año Nuevo

Según un estudio del Instituto de Investigación Statistic Brain, solo un 8 % de los que elaboran esa lista logra realizar sus promesas de Año Nuevo.

"Vivimos bajo exigencias constantes y trabajando duro para conseguir el éxito, cuando tal vez el secreto sea dejar de hacer las cosas que más nos perjudican y encontrar tiempo para los momentos que realmente importan", dice uno de sus fundadores de la plataforma de libros Storytel, Jonas Tellander.

Es probable que, sin saberlo, desde el momento en que se fijaron esos propósitos ya estaban condenados al fracaso por plantearlos desde un principio de manera errónea.

Es decir, "no se trata de un incumplimiento, sino de un fallo a la hora de establecer los objetivos", dice la psicóloga Grecia de Jesús de Sanitas Blua.

Antes de elaborar una lista con una retahíla de metas lo primero que recomienda la psicóloga es plantearse si contamos con la motivación necesaria para enfrentarnos a ella.

“La motivación intrínseca se relaciona con los deseos de desarrollo personal y autorrealización. Si la encontramos, nuestros propósitos resistirán mejor el paso del tiempo. Aunque en ocasiones la motivación extrínseca nos puede ayudar a comprometernos con algunas tareas que no nos apasionan, pero que son imprescindibles", dice De Jesús.

Escribir promesas definidas y objetivos aceptables es una de las principales recomendaciones de la psicóloga, además de ir anotando los progresos. Pero además de escribir, también se puede leer, una razón por la que Storytel ha seleccionado cinco títulos para ayudar a fijar los "5 no-propósitos de 2020" a los que hay que prestar atención.

Dejar de lado los pensamientos negativos

En un entorno lleno de frustraciones resulta difícil dejar fluir los pensamientos positivos y, por eso, el primer hábito que tenemos que abandonar este nuevo año "serán esas ideas negativas" que tanta irritación y ansiedad nos generan, dice Jonas Tellander.

Con "Ser feliz en Alaska", Rafael Santandreu pretende, con psicología cognitiva, enseñarnos a dejar de lado todas las preocupaciones y miedos con tres pasos fundamentales: orientarse hacia el interior, aprender a andar ligeros y apreciar lo que nos rodea.

No comer procesados y fast food

Cada vez estamos más preocupados por seguir una vida sana, pero seguimos sin ser conscientes del efecto que tienen ciertos alimentos, además de la salud, en nuestro estado de ánimo. Por eso, desterrar el consumo de alimentos procesados y comida rápida debe ser un objetivo para 2020.

Carlos Ríos, a través de "Come comida real" hace una reflexión del modelo de alimentación que lleva actualmente nuestra sociedad, utilizando una metáfora de la película Matrix: vivimos en un mundo en el que no comemos comida real, "sino productos que han puesto ante nuestros ojos".

No estresarse en el trabajo

La presión de conseguir el éxito profesional no nos permite a veces disfrutar nuestra pasión y esto nos lleva a la frustración e incluso a sentir ansiedad. Alex Soonjung-Kim Pang confiesa, a través de "Descansa", el secreto del verdadero éxito profesional: descansar.

Reducir la contaminación

¿Qué acciones están al alcance de nuestra mano para ser parte del cambio? se pregunta Tellander, quien recomienda "Nuestra casa está ardiendo", el audiolibro biográfico escrito por la familia de Greta Thunberg, que cuenta en primera persona el proceso de transición que vivieron todos los miembros de la familia.

No malgastar dinero

Tenemos muy interiorizado que el dinero no da la felicidad, pero cuando no gestionamos bien nuestros recursos económicos o los malgastamos, creamos un sentimiento de culpabilidad.

Para gestionar con orden nuestra economía "El código del dinero" de Raimon Samsó ofrece las pautas necesarias sobre cómo deberíamos invertir o ¿cómo superar los tiempos de crisis?

¿A cuáles de estos propósitos te apuntas? EFE