EFEMadrid

La cuarta jornada de la pasarela madrileña ha trascurrido sin sorpresas en cuestiones de moda. Hannibal Laguna mostró su costura, Agatha Ruiz de la Prada su universo creativo de color y Roberto Torretta una sastrería funcional. La tarde se animó con la visita de políticos y famosos.

Una pasarela por la que también han desfilado políticos en apoyo a la moda como la Ministra de Industria, Energía y Turismo, Reyes Monforte, el alcalde de Madrid, Jose Luis Martínez Almeida y la candidata del PP a la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, quien vieron el desfile de Hannibal Laguna.

También ha estado la heredera del imperio Inditex, Marta Ortega y su marido, Carlos Torretta, en el desfile de Roberto Torretta o la mujer de Julio Iglesias, Miranda Rijnsburger, y el hijo mayor de ambos, Miguel en el desfile de Ágatha Ruiz de la Prada.

Más de tres décadas lleva Hannibal Laguna cosiendo vestidos, una prenda en que refleja su ADN, identidad, estilo y creatividad como se ha visto esta tarde en la pasarela madrileña.El venezolano, en esta nueva colección, continúa la línea anterior y apuesta por una explosión de color. Destacan los vestidos de noche con bordados tridimensionales, llenos de volúmenes y con contenidas transparencias que dejan al descubierto escotes y espaldas.

Los volantes conviven con los característicos patrones "New Look" de Dior que tantas veces y tan bien trabaja Hannibal Laguna, que en esta ocasión vuelve a proponer siluetas drapeadas de los 80.

Sus clásicas flores, sello de la casa, esculpen los diseños con bonitos hilos de colores que se traducen en amarillos intensos y verde clorofila en vestidos de fiesta y cóctel que combinan con maestría bordados con cristales de fuertes tonos.

Una colección de fiesta en la que no faltan pantalones, cortes midi y textiles estampados, donde las mangas abullonadas fijadas con amplia botonadura en la muñeca tienden a desaparecer, en un juego de sí y no, en algunos diseños.

Una explosión de fuerza y de color con la que siempre arroya el universo de Agatha Ruiz de la Prada, que ha presentado una colección "muy ponible" y "muy larga", con más de setenta salidas que, como siempre, desprende a raudales grandes dosis de "diversión".

Rosa chicle o amarillo vertebran la propuesta que presenta en la pasarela madrileña. "Nunca he estado tan emocionada", ha comentado a Efe la diseñadora que viaja sin parar mostrando su creatividad al mundo.

Agatha Ruiz de la Prada ha adoptado la comodidad como bandera, "es lo más importante en la moda", asegura, un objetivo que pone en practica con prendas que visten a la mujer de la mañana a la noche.

"Se puede ser moderna y lucir sexy, pero cómoda", dice mostrando tops y pantalones ajustados de estilo deportivo, con estampados que tienen los palos de golf como protagonistas, faldas acolchadas, sin dejar de lado sus icónicos corazones.

Dibujos geométricos, faldas plisadas, vestidos de topos y diseños en terciopelo han puesto el broche final a esta colección con la que ha querido celebrar el 75 aniversario de la revista ¡Hola!.

Como contrapunto a tanta energía, Roberto Torretta hace de la sobriedad su eje con un trabajo en el que resalta la "continuidad" de la colección anterior, con una "sastrería masculina" muy presente, propuestas en las que abunda la superposición, ha explicado el diseñador.

"Cruzamos una fina línea hacia la estética de los años '70 teniendo a Marissa Berenson como referente", ha indicado Torretta. Abrigos, trajes de chaqueta con bermudas y siluetas midi, encajan a la perfección en un estilo "práctico, pero no exento de glamur".

Los volúmenes con nudos y cortes transversales para el día. En cambio, los cortes delineados en napa dan paso a una noche más escasa que en otras ocasiones; en gris y negro, en moiré con lentejuela de seda. Este ha sido el punto y final de esta jornada en la que también han desfilado Duyos, Custo Barcelona y Roberto Diz.

Por Inmaculada Tapia/Carmen Martín