EFEMadrid

La moda es cultura, historia, un análisis sociológico que se ve en las calles, en los museos y también en la universidad, como es el caso de la exposición 'Los lenguajes del sombrero', comisariada por los artesanos sombrereros Pablo y Mayaya, creadores de algunos de los diseños que ha lucido la reina Letizia.

La pareja vallisoletana, Premio Nacional de Artesanía 2009 en la categoría de "Producto", expresa con el diseño de sombreros una identidad, un complemento que consideran que forma parte de la historia, la tradición, las peculiaridades, las simbologías o las modas, "una de las prendas que mejor ha definido y construido la personalidad del individuo durante siglos", indica Pablo Merino.

Sombreros, un mundo complejo

Con diseños de diversas temáticas los sombreros acercan un mundo complejo y "quizá desconocido de la moda", explica Mayaya Cebrián en una exposición que cuenta con más de 50 piezas artesanales y que se podrá contemplar hasta el 14 de febrero en la sede de la Universidad de Navarra de Madrid.

María Concepción Porras, titular de Historia del Arte de la Universidad de Valladolid, considera que la exposición demuestra el "buen hacer de los artesanos con un técnica rigurosa en cada paso que da origen al tocado, pero sobre todo hay un lenguaje que mueve sus creaciones entre la serenidad y la ironía".

La historiadora asegura que el sombrero "desarrolla un lenguaje" que revela tiempos y espacios. Historias tejidas a partir de pequeños detalles que contienen referencias culturales entre la vanguardia y la tradición.

El profesor de Historia Medieval de la Universidad de Valladolid, Enrique Gavilán, asegura que la expresividad del sombrero "está envuelta en ambigüedades y añade que "a lo largo de los siglos es la prenda que ha marcado con más fuerza al individuo".

Y recuerda que la cofia, la boina, el sombrero de copa, la teja, el hongo, el tricornio o un gorro "constituyen el principal rasgo que define la identidad colectiva. Esa ambigüedad permanente lo convierte en el emblema de la moda".

Sueño contradictorio

 El profesor Gavilán, en el curso de la presentación de la exposición, señaló que el sombrero es el sueño contradictorio que busca la pertenencia al grupo y la independencia, "la necesidad de respaldo social y de autonomía, el temor de ser diferente y el de perder la propia individualidad".

Para el profesor de Geografía e Historia de la Universidad de Santiago de Compostela, Pedro Piedras Monroy, "da la sensación de que nuestra sociedad está perdiendo los sombreros y desnudando poco a poco las cabezas".

Piedras Monroy advierte de que un mundo sin sombreros será "un mundo más cobarde y menos apto para la comunicación", pues siempre el sombrero lleva un gesto, una inclinación de cabeza, una mano al ala a modo de saludo.

 Una exposición que abarca distintas temáticas desde los tocados para novias a los signos del zodiaco, de los grafitis al subconsciente, un imaginario de moda, que a ratos se pierde y a ratos renace.EFE