Inmaculada Tapia | EFEMadrid

Cuatro películas optan al mejor Diseño de Vestuario este sábado en los Goya, una categoría que marca a cada personaje, que introduce al espectador en una época y en un ambiente, tanto, que a veces incluso pasa desapercibido.

El diseño de vestuario de "Dolor y gloria", "La trinchera infinita", "Paradise Hill" o "Mientras dure la guerra" son los competidores en esta categoría. Propuestas dispares que han llamado la atención de los académicos, imágenes y vestuario que nos trasladan a otras épocas, solo parte de la película de Almodóvar transcurre en el siglo XXI.

"Mientras dure la guerra", Sonia Grande

El célebre escritor Miguel de Unamuno decide apoyar públicamente la rebelión militar que promete traer orden a la convulsa situación del país. Inmediatamente es destituido por el gobierno republicano como rector de la Universidad de Salamanca.

La película "Mientras dure la guerra", dirigida por Alejandro Amenábar cuenta la historia de los primeros días del franquismo, cuando el escritor Miguel de Unamuno decide apoyar públicamente la rebelión militar, en un momento en el que es considerado uno de los máximos referentes del pensamiento europeo.

Una vez posicionado, es destituido por el gobierno republicano como rector de la Universidad de Salamanca.

Aunque no se trata de una película bélica el vestuario militar está muy presente, explica su diseñadora, Sonia Grande. "Los uniformes son un mundo igualador y por lo tanto funcionan como conjunto", quien añade que lo difícil fue retratar a través de la personalidad de cada uno de los protagonistas.

Algunos generales preferían sacar los cuellos de las camisas sobre las guerreras, como homenaje a la Legión explicaban algunos de los asesores de vestuario.

"En el caso de Millán-Astray, hombre de enorme personalidad, nos limitamos a ser fieles a sus fotografías y a algunas películas”, comenta Grande que ha tratado de confrontar en el vestuario las conductas opresoras frente al pensamiento libre, de ellas debía sobresalir la elegancia y sobriedad "de la imagen icónica tan cercana al Greco de Unamuno".

Mientras, los personajes femeninos de la película lucen un vestuario original de los años 30 "con tejidos originales de aquella época que nos facilitan su credibilidad" que compró en mercadillos de Inglaterra y en piezas en Alemania y Francia.

"Una opción complicada para encontrar el sabor español ya que la larga posguerra y las carencias han hecho desaparecer los trajes de ese periodo de nuestro país que fueron destruidos y reutilizados", sin descanso, comenta la diseñadora.

"Paradise Hill", Alberto Valcárcel

La película "Paradise Hill", la opera prima de la directora bilbaína Alice Waddington, debutó en el Festival de Sundance con excelentes críticas a la ambientación y vestuario.

La historia protagonizada por Milla Jovovich, Emma Roberts o Danielle Macdonald se desarrolla en una residencia de lujo donde familias acomodadas envían a sus hijas para que sean entrenadas y educadas para ser "mujeres perfectas".

Alberto Valcárcel ha sido el encargado de diseñar el vestuario que determina el movimiento de los personajes con vestidos con corsés, inspirados entre "la camisa de fuerza" y "la ortopedia" que reflejan ese control y opresión al que son sometidas las jóvenes en la residencia.

Un trabajo en el que el figurinista ha mezclado una de sus aficiones, la jardinería, a través de rosas naturales que componen uno de los diseños.

"La trinchera infinita", Lourdes Fuentes y Saioa Lara

La película dirigida por Aitor Arregi, Jon Garaño y Jose Mari Goenaga nos traslada también a la Guerra Civil española, a julio del año 1936, momento en el que su protagonista, Higinio Blanco por miedo a represalias se encierra en su casa, donde solo su mujer, Rosa, conoce su historia.

Un ambiente claustrofóbico, sencillo, marcado por prendas básicas de algodón y lana, que muestran la precariedad de la situación en una cas marcada por los desconchones en las paredes y que traslada al vestuario la rigidez de una época.

Rosa (Belén Cuesta) aporta la luz y el color a través de vestidos que van transformando la claridad de sus tonos y las pequeñas flores que adornan el tejido, en prendas grises y más oscuras que reflejan la madurez y la dureza de un encierro que se alarga durante 33 años.

"Dolor y gloria", Paola Torres

La ganadora al Goya a mejor diseño de vestuario por la película "Los últimos de Filipinas” (Salvador Calvo, 2016) vuelve a estar nominada a esta categoría por su trabajo en la única película que se desarrolla en pleno siglo XXI, aunque con pinceladas de otra época, "Dolor y Gloria".

Torres ha reflejado con el vestuario parte de su propia infancia, especialmente en las secuencias donde Penélope Cruz luce un vestuario de campo, de mujer al tanto de sus tareas domésticas que utiliza batas sencillas en las que la diseñadora ha vuelto a su propia infancia, según ha contado, donde su madre también acostumbraba a vestir con esa prenda.

Un vestuario que destaca por su colorido en todas las etapas de la película, desde las sencillas batas, al cuero verde de la cazadora que luce Antonio Banderas o al burdeos de su americana. EFE