EFEMadrid

La hija de Isabel Preysler y de Carlos Falcó, Tamara, a sus 39 años, ha recibido oficialmente el marquesado de Griñón, un título que ostenta desde este lunes, según la orden que publica el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Tamara Falcó Preysler recibe el marquesado de Griñón, que fue creado en 1862 por la reina Isabel II, ocho meses después del fallecimiento de su padre, Carlos Falcó y Fernández de Córdova.

Así lo indica la orden firmada por el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, el pasado 27 de noviembre y que publica el BOE este lunes en la que establece que "se expida, sin perjuicio de tercero de mejor derecho, Real Carta de Sucesión en el título de Marqués de Griñón a favor de doña Tamara Isabel Falcó Preysler, por distribución y posterior fallecimiento de su padre, don Carlos Falcó y Fernández de Córdova".

Un título que recibe al mismo tiempo que triunfa en el programa "El Hormiguero", una nueva faceta que se suma a la de embajadora de moda y belleza, una auténtica estrella mediática que todas las firmas desean.

Acapara portadas de revistas, arrasa en redes sociales y además está enamorada de Íñigo Onieva, Tamara Falcó vive momentos dulces tras un año muy duro a nivel personal tras el fallecimiento de su padre y de su cuñado, Jaime Carvajal Hoyos.

Hay un antes y un después de Tamara Falcó tras su paso por MasterChef Celebrity, un programa que le brindó la oportunidad de mostrarse en público tal como es: natural y espontánea.

Se convirtió en la ganadora y se hizo con el favor popular. A lo largo de su vida, la hija de Isabel Preysler ha sido vista como una niña de mamá que vive en un mundo de fantasía, pero lejos de eso Tamara ha demostró ser trabajadora, tenaz y perfeccionista.

Antes de participar en el programa más famoso de cocina, Falcó era conocida por sus portadas en revistas del corazón -ella misma ha declarado que la publicación ¡Hola! es como su álbum familiar. Se ha mostrado orgullosa de ser católica practicante tanto en sus redes sociales como en declaraciones a la prensa, y ha contado, por ejemplo, que lleva agua bendita en el bolso.

 "Había gente que pensaba que era pija y tonta, pero me daba igual. Tantas horas de televisión permiten que se te conozca más. Creo que lo he conseguido", declaraba en rueda de prensa nada más salir de MasterChef.

Tamara, que tiene cuatro hermanos por parte de padre -Xandra, Aldara, Manuel y Duarte-  y otros cuatro por parte de madre -Chábeli, Enrique, Julio y Ana- estudió en el Saint AnneŽs School de Madrid y tras acabar el colegio se matriculó en Communications en el Forest Lake College de Chicago.

Siguió formándose en moda y negocios en Milán y comenzó a dejarse ver en fiestas y eventos, muchas veces junto a su madre de quien ha heredado su gusto por la elegancia y el buen gusto. "Mi icono de estilo es mami, por supuesto", ha declarado en varias ocasiones Tamara.

Tras una etapa en Inditex como becaria y descubrir las entretelas de la moda, en 2005 comenzó a trabajar en la finca de su padre junto a su hermanastra Xandra, primero en el negocio vinícola y después en la organización de eventos.

Un trabajo que combinó como embajadora de firmas  como Jo Malone, Multiópticas o Moët & Chandon, entre otras, y también comenzó a diseñar para firmas como Pronovias, Barbour o Pandora.

Una apasionante etapa en la que no dejó aparcada su pasión por la moda, al contrario siguió formándose y en 2018 lanzó su primera firma: TFP by Tamara Falcó.

 Su primeros pasos en televisión los dio en 2013 cuando hizo un "reality" de su vida diaria llamado "We love Tamara", diez capítulos en los que se vio a una joven inocente, que no ingenua, de educación exquisita.

El 2020 comenzó siendo un gran año para Tamara Falcó con un programa de cocina propio en Televisión Española, luego llegaron días de gran dolor con el fallecimiento a los 83 años de su padre, Carlos Falcó y de su cuñado, el financiero Jaime Carvajal Hoyos de 56 años.

Momentos dolorosos a los que se ha ido reponiendo con ayuda del trabajo en el programa de Antena 3 y su recién estrenado nuevo título nobiliario: el marquesado de Griñón, que fue creado en 1862 por la reina Isabel II. EFE

cm