Carmen Martín/EFEMadrid

Más allá del fenómeno manga, la industria de la moda estrecha lazos con los dibujos animados y convierte a Totoro, Pikachu, Doraemon o Las Supernenas en protagonistas de sus colecciones, creando piezas llenas de magia e ilusión que tratan de sacar a ese niño que se lleva dentro, además de animar la venta.

Su simpatía, sensibilidad o personalidad inspiran y conquistan a diseñadores y marcas hasta el punto de convertirlo en el centro de su colección. Actualmente son muchas las firmas que colaboran con entrañables personajes como Doraemon que copa las creaciones de Gucci.

Dibujos animados

El diseñador de la firma italiana Alessandro Michele ha reimaginado al conocido gato cósmico, proveniente del siglo XXII y creado en 1969 por Fujiko Fujio, seudónimo de Hiroshi Fujimote y Motoo Abiko, sobre bolsos, calzado y diferentes prendas como cazadoras o sudaderas.

Con la intención de reproducir emociones cálidas, Loewe ha editado una colección cápsula basada en la iconógrafia de la película japonesa "Mi vecino Totoro" dirigida por Hayao Miyazaki en 1988.

"Hay una inclinación natural por las emociones cálidas en este momento", dijo en la presentación de la colección el diseñador Jonathan Anderson, quien incidió en la importancia de "integrarse con la naturaleza y de encontrar al niño que todos llevamos dentro".

En esta colección pueden verse tanto a Totoro como a otros personajes del filme pintados a mano sobre chaquetas de cuero, bolsos y también estampados y bordados en diferentes prendas de ropa y bolsos icónicos como el modelo Puzzle o Balloon.

La firma de bolsos Longchamp ha puesto los ojos en Pikachu -una de las criaturas de Pokémon, creado por Satoshi Tajiri en 1996- para actualizar algunos de sus míticos diseño como Le Pliage así como para crear una mochila de nylon.

Este personaje simpático, que aparece en cualquier sitio el mundo gracias a un videojuego, se convertía en el estampado principal de la colección de Jeremy Scott para Moschino en la primavera de 2019, tras el éxito de las prendas confeccionadas con los dibujos de Bob Esponja o My Little Pony.

 Y es que este fenómeno de moda y dibujos animados no es nuevo. Muchos diseñadores y grandes firmas, desde hace tiempo, han echado mano de los dibujos animados para sorprender y conquistar a su público.

Es el caso de el diseñador estadounidense Christian Cowan que subió a la pasarela a Pétalo, Burbuja y Cactus creando una colección inspirada en Las Supernenas, aquellas icónicas heroínas que triunfaron en los años noventa.

Personajes femeninos que también han estado presentes en los trabajos de los españoles Juanjo Oliva, Jorge Vázquez o María Escoté, quienes han fusionado la elegancia con la valentía y la fuerza de Las Supernenas, creando colecciones dinámicas y románticas que defienden el empoderamiento de la mujer.

Las firmas tienen claro que regresar a la infancia gusta mucho. "¿Quién no se ha sentido identificado con Snoopy, Mickey Mouse o Donald?", se pregunta la diseñadora Ana Locking, quien creó en su colección "Antihero" sudaderas con el estampado del famoso pato, prendas unisex, para todas las edades, pero especialmente "para adultos que no quieren crecer", dice entre risas.

Si Levi's se inspiró en Peanuts, la tira cómica popularizada por Charles Schulz desde 1950, en la que se contaba la historia de Snoopy, para crear una colección, la firma Desigual apostó por el ratón más famoso del mundo, Mickey Mouse.

Estos alegres personajes son auténticos expertos en desfilar por una pasarela en la que también ha debutado Blancanieves -creada por los hermanos Grimm y animado por Disney en 1937- de la mano de Valentino que la presentó con una estética pop, al estilo Roy Lichtenstein.

Pero no solo el lujo se ha dejado seducir por el mundo de color e ilusión de los dibujos animados, marcas de bajo coste hacen lo propio y se dejan llevar por la simpatía y la magia de La Sirenita con la intención y el deseo de recordar bonitos tiempos. EFE