Mayor financiación para I+D y un sistema educativo más acorde a las necesidades del país son algunas de las muchas propuestas que plantea la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales en una carta abierta enviada a la Casa Real, al presidente del Gobierno, al ministro de Educación y a los partidos.

Considerando que "la situación es delicada y exige el esfuerzo de todos", la entidad presenta una serie de reflexiones y propuestas e invita a los partidos políticos a discutirlas para potenciar sus programas de gobierno, con medidas dirigidas a mejorar el sistema educativo y científico del país.

En la misiva, la Real Academia advierte de las "desfavorables" condiciones científicas de España para competir con otros países del entorno y que en los últimos años han realizado "mayores esfuerzos" que éste.

Señala que los niveles de financiación de la educación e investigación en España "han sido más bajos de lo deseable y han disminuido con la crisis económica"; posiblemente, se añade, por no haber sido considerados como un medio para superarla.

Son muchas las decisiones en el ámbito científico tecnológico que por "falta de análisis rigurosos" han desviado las inversiones a "meras subvenciones improductivas"; de hecho, el "café para todos" no es la regla más adecuada en estos caso, se añade.

En la misiva, se insta a aprovechar eficazmente aquellos nichos en los que este país destaca e identificar otros con las mejores posibilidades para tratar de adelantarse a otros países.

Así, se añade, se contribuiría a paliar la emigración o fuga de "cerebros" españoles, una situación "lamentable" que implica "desperdiciar" el gran esfuerzo de formar a "un alto nivel a nuestros estudiantes" para luego entregarlos sin compensación alguna a otros países.

La Real Academia recomienda consensos en temas sobre asesoramiento político con expertos en temas científicos, en el desarrollo de un sistema educativo eficaz y en la potenciación de la investigación en España.

En concreto propone consensos sobre la creación de órganos consultivos, de reformas estructurales educativas y de una serie de iniciativas estratégicas.

Plantea un consejo asesor del presidente del Gobierno para ciencia y tecnología del que formen parte científicos, ingenieros y empresarios, asimismo otro académico del Gobierno con representantes de las Reales Academias y entidades independientes sin ánimo de lucro (fundaciones y sociedades científicas).

También, una comisión que asesore al Congreso para asuntos de educación y formación, que incluya a profesores de primaria y secundaria, de formación profesional y de universidad.

En el ámbito de las reformas estructurales, la Real Academia considera que en el sistema educativo habría de incrementarse la formación en ciencias, tecnología y matemáticas, potenciando el inglés, la comprensión lectora y la expresión oral y escrita.

También se reclama formación profesional de calidad e innovadora, reinventar la universidad desde los órganos de Gobierno a los currículos y potenciar las universidades con mejores resultados.

Se pide mayor financiación en el sistema de I+D, con profundos cambios en la estructura de la universidad, del CSIC, de los campus de excelencia, parques tecnológicos, incubadoras o centros de referencia, etc, y mayor interacción con la empresa.

También, formación de profesorado a todos los niveles, especialmente en primaria y secundaria.

En el ámbito de iniciativas estratégicas, se reclama potenciar la participación española en grandes proyectos europeos. Asimismo, incentivar programas movilizadores de interés nacional prioritario. EFE

Carta abierta por la ciencia