El creador de Games Workshop y Eidos (Tomb Raider), Ian Livingstone, negó que los videojuegos conduzcan a comportamientos violentos, pues hay estudios que demuestran que "como mucho" pueden aportar la misma adrenalina que un partido de fútbol o un debate intenso sobre política.

Livigstone, en un encuentro con periodistas con motivo de la celebración de la Tenerife Lan Party, explicó que deberían ser los propios padres de los niños los que se encarguen de controlar los juegos que utilizan, de la misma forma que controlan las películas que su hijo puede ver y las que no.

El creador de videojuegos, que fue nombrado comendador de la Orden del Imperio Británico en el año 2006 por sus servicios a la industria de los videojuegos, añadió que por lo general los medios de comunicación, así como la sociedad, "se lo han puesto un poco difícil al sector de los videojuegos" ya que se suele hablar del término violencia cuando "solamente un 3 por ciento del total están marcados como para mayores de 18 años".

Asimismo, señaló que no existe ninguna evidencia científica que demuestre que realmente crean esa "adicción" en los jóvenes y destacó que "debería mostrarse la parte positiva de los videojuegos" puesto que "también pueden ser utilizados como método de aprendizaje" para pilotos o cirujanos, por ejemplo.

Livingstone indicó que para él los videojuegos son "algo más que un simple entretenimiento" debido a que no solo pueden amenizar sino también "ayudan a resolver problemas y favorecen al desarrollo de la creatividad".

En cuanto a la evolución de este sector, destacó que en un principio los juegos estaban hechos por y para los jóvenes pero que con los avances en las tecnologías y la aparición de los smartphones, cualquiera puede convertirse en un jugador y los videojuegos están enfocados hacia un sector más amplio.

Sin embargo, reconoció que a pesar de los avances tecnológicos "todavía me siguen gustando los juegos de mesa" y admitió que en su casa tiene una amplia colección.

En cuanto a la realidad virtual, una forma de juego que se encuentra en auge en la actualidad, Livingstone considera que continuará en desarrollo en los próximos años pero que no va a ser "el futuro" del sector de los videojuegos, sino simplemente una plataforma más.

Por otra parte, añadió que lo que le falta a España para destacar en esta industria es "crear un ecosistema" compuesto por todo aquello que engloba un videojuego, es decir, su creación, producción y puesta en marcha, tal y como se hace en otros países como Reino Unido en el que incluso existen rebajas en los impuestos. EFEfuturo