Un equipo internacional de arqueólogos ha hallado restos fósiles de 1,5 millones de años en Eritrea, en la campaña de excavación anual en la cuenca de Engel Ela-Ramud, según informa el IPHES (Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social).

Han aflorado restos de caparazones de tortugas y de cuernos de seis individuos distintos de un búfalo gigante similar al toro de Buia (Bos buiaensis) o a su ancestro, el búfalo de Olduvai (Pelorovis oldowayensis).

También se han hallado abundantes restos de industria lítica Achelense en gran formato y de fauna de grandes vertebrados como hipopótamos (Hippopotamus cf. gorgops), dos especies de cerdos (Metridichoerus modestus y Kolpochoerus majus), antílopes, monos, cocodrilos y tortugas.

En general, se puede decir que todo el registro corresponde a una época temprana del Achelense, en una cronología de entre 1,5 y un millón de años de antigüedad.

La campaña ha aplicado nuevas metodologías de datación basadas en la técnica de ESR (Resonancia Magnética Electrónica) y se ha avanzado en la cartografía geológica de la cuenca.

El equipo

El equipo eritreo-español lo han dirigido Bienvenido Martínez-Navarro, profesor de ICREA (Institució Catalana de Recerca i Estudis Avançats); Eudald Carbonell, catedrático de Prehistoria en la Universidad Rovira i Virgili (URV) y Tsegai Medin, investigador de la Comisión Eritrea de Cultura y Deportes (ECCS).

Todos ellos están adscritos al IPHES y también han participado otros especialistas vinculados al Centro Nacional para la Investigación en Evolución Humana-CENIEH (Burgos), a la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), al Museo Nacional de Eritrea (NME) y a la Comisión Eritrea de Cultura y Deportes.

Además, se ha iniciado un plan de colaboración para la realización de pozos y potabilización del agua que mejore la calidad de vida de la población local con los cooperantes Pedro Verzier, de Talantia Start Up y el experto en la potabilización de aguas José Manuel Vílchez.

Todos estos trabajos están autorizados por la Comisión Eritrea de Cultura y Deportes y están financiados por la Fundación Palarq mediante un proyecto sufragado por la Fundación Atapuerca, con el apoyo logístico del Museo Nacional de Eritrea. EFE