La aspiración de elevar el gasto en Investigación, Desarrollo e innovación (I+D+i) hasta situarlo en el 3 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) del país se ha quedado vieja y no figura ya entre las propuestas electorales de ninguno de los principales partidos políticos.

Ese porcentaje ha estado durante décadas considerado como el ideal para competir con los países europeos que más recursos destinan a la ciencia, y sobre todo con potencias como Estados Unidos o Japón.

En la actualidad, el gasto en investigación, desarrollo e innovación en España se sitúa en aproximadamente el 1,2 por ciento del Producto Interior Bruto Nacional, prácticamente la mitad que la media de la Unión Europea.

Los programas electorales están repletos de propuestas genéricas en el ámbito de la ciencia, que pasan sobre todo por la consecución de un gran pacto nacional, por reducir la burocracia y por retener el talento.

2% del PIB

Sí coinciden los programas de las principales formaciones políticas en la importancia de que el gasto en I+D+i crezca hasta alcanzar al menos el 2 por ciento del PIB para situar el sistema de ciencia y tecnología español en niveles competitivos.

Así, el PP plantea incorporar un compromiso financiero que permita alcanzar a lo largo de la legislatura una inversión del 2 por ciento del PIB en I+D+i, y el PSOE promete "revertir" los recortes de la última década para posicionar a España en la media europea (que se sitúa ligeramente por encima del 2 por ciento).

Para conseguirlo, los socialistas abogan por recuperar la próxima legislatura el nivel de gasto en I+D+i del 2,5 por ciento en los Presupuestos Generales y estimular la inversión privada para que esta inversión represente "como mínimo" el 2 por ciento del PIB, y apuesta por recuperar como "objetivo estratégico" el horizonte europeo de alcanzar una inversión del 3 por ciento del PIB.

Exactamente el mismo objetivo -conseguir una inversión del 2 por ciento del PIB al final de la legislatura- es el que proponen Ciudadanos y Unidas Podemos en sus ofertas electorales.

El Partido Popular propone en su programa electoral un Acuerdo sobre la Ciencia, así como desarrollar la nueva Estrategia Española de Ciencia y Tecnología y de Innovación 2021-2017 coordinado con el programa Horizonte Europa de la UE y con las comunidades autónomas.

Esta formación plantea además modificar el sistema de incentivos a la inversión privada en I+D+i y una simplificación del acceso a las bonificaciones fiscales, y reforzar la Agencia Estatal de Investigación como instrumento para mejorar la gestión pública de las políticas nacionales de investigación.

Pacto de Estado por la Ciencia

El Partido Socialista se propone también liderar un Pacto de Estado por la Ciencia que contemple la investigación y la innovación como la base del progreso "más justo y del bienestar" y que asegure las condiciones "estables y atractivas" para los investigadores.

En su documento "110 compromisos con la España que quieres" planea además una Estrategia "España Nación Emprendedora" para que la digitalización sea "palanca" para crear empleo y reducir las desigualdades; y una Estrategia de Inteligencia Artificial que incluya una política de almacenamiento y utilización de "big data".

Ciudadanos plantea igualmente elevar el presupuesto destinado a I+D+i hasta alcanzar el 2 por ciento del PIB al final de la siguiente legislatura, y ha denunciado que mientras España reducía esas partidas en un 10 por ciento durante los últimos años, "los principales países de nuestro entorno" los incrementaban un 25 por ciento.

La formación naranja, que incide en varios puntos en la importancia de simplificar las trabas administrativas y la burocracia, promete aumentar en un 50 por ciento los programas de recursos humanos en el ámbito de la investigación.

Por su parte, Unidas Podemos propone convertir la I+D+i en "un puntal" de la economía, y plantea para ello aumentar la inversión pública en esta materia hasta el 2 por ciento del PIB al final de la legislatura para liderar sectores como la producción de vehículos eléctricos, energías renovables inteligencia artificial, fármacos o biotecnología. EFE