EFESanta Cruz de Tenerife

El Consejo de Gobierno de Canarias ha aprobado este jueves una declaración a favor de la instalación del Telescopio de Treinta Metros (TMT) en La Palma pues, además de su relevancia científica a nivel internacional, tendría "una gran relevancia social y económica" para las islas.

Los acontecimientos que se vienen produciendo en Hawai con interrupciones continuas en el proceso de construcción del Telescopio de Treinta Metros pueden abrir una ventana de oportunidad para su instalación en la isla de La Palma, ha afirmado el portavoz del Gobierno, Julio Pérez, en la rueda de presa posterior al Consejo de Gobierno.

Ha añadido que "si conseguimos que el TMT se instale en La Palma, significaría que tendríamos en Canarias la infraestructura científica más importante de España y la décima de Europa y situaríamos a Canarias en la vanguardia del conocimiento del universo", ha resaltado.

Con su declaración, el Gobierno canario quiere reconocer y hacer público" su apoyo a las gestiones realizadas por el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y a las administraciones públicas destinadas a crear las condiciones necesarias para que esta infraestructura científica pueda instalarse en la isla de la Palma.

El Gobierno asegura que Canarias dispone de unas condiciones naturales y de una capacidad institucional que le permiten acoger con plenas garantías una instalación tan singular como el TMT.

Para la sociedad canaria, en general, y para las personas que residen en la isla de La Palma, en particular, supondría una fantástica oportunidad de acoger en su territorio a las personas que trabajarían en el proyecto TMT, a la vez, que ofrecen todos los recursos materiales y humanos para que el proyecto sea todo un éxito, agrega.

El Telescopio de Treinta Metros (Thirty Meter Telescope, TMT), que se incluye entre los denominados de tipo Telescopio Extremadamente Grande por el diámetro de su espejo, será el telescopio terrestre más avanzado y potente de la historia, así como el telescopio óptico infrarrojo más grande del hemisferio norte que existirá en ese momento.

Desde el punto de vista económico, la construcción del TMT supone una inversión cuantificada, según la propuesta formulada, en más de 1.400 millones de dólares provenientes de fundaciones, universidades, institutos y organizaciones de países como Estados Unidos, Canadá, Japón o China, entre otros.

Según el Ejecutivo, durante los 8 o 10 años que durará la construcción, el TMT creará cientos de empleos directos e indirectos, con medios locales en construcción y especializados.

Una vez el telescopio se complete, el TMT gastará alrededor de 26 millones de dólares al año en operaciones de observación y empleará a unos 140 empleados, lo que repercutirá en empleo de residentes en las islas. EFE

brr/aam