EFESanta Cruz de Tenerife

El vulcanólogo Juan Carlos Carracedo ha visto en 60 años de carrera unas "cuantas" erupciones, entre ellas la del Teneguía de 1971 en La Palma, cuando los investigadores que estaban sobre el terreno disponían de "dos tubitos para recoger gas y de un pirómetro óptico para medir la temperatura de salida de la lava".

A punto de cumplir 80 años, este antiguo profesor del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) destaca, en cambio, que en estos momentos el Instituto Geográfico Nacional (IGN) ha implementado en Canarias una red sismográfica que no tiene nada que envidiar a la de los países más avanzados.

"Parece mentira, pero han pasado 50 años", señala a Efe, al recordar el Teneguía. Carracedo subraya que la situación en La Palma es muy distinta a la de otros lugares, ya que las erupciones no suelen causar víctimas e insiste en mostrar todo el respeto y la solidaridad con quienes han perdido casas, fincas y recuerdos.

Pero, recalca, la situación no tiene nada que ver con lo ocurrido en la erupción del volcán Nevado del Ruiz, en Colombia, de noviembre de 1985, que también presenció, donde en "cuestión de minutos" fallecieron miles de personas.

Se trata de la conocida como "tragedia de Armero", en la que perecieron 25.000 de las 29.000 personas que vivían en ese lugar.

Juan Carlos Carracedo explica que las erupciones volcánicas en Canarias son tranquilas, dentro de lo que cabe. Sabe que en la del Teneguía fallecieron un pescador y un fotógrafo, pero subraya que sus muertes se debieron a que se acercaron mucho y se asfixiaron por la concentración de dióxido de carbono (CO2).

También destaca las medidas de prevención que se han adoptado en esta ocasión, ya que en 1971 había una pareja de la Guardia Civil para impedir que la gente se acercara demasiado a al volcán.

Desde su punto de vista, la erupción del Teneguía fue "un juguete" en comparación con la que comenzó el domingo pasado en El Paso, porque se localizó en el extremo sur de La Palma, en una zona sin casas y la lava "se fue corriendo" al mar, formó una plataforma "y punto", sin causar destrozos en personas y bienes.

Añade que las erupciones en La Palma siguen una pauta parecida, de forma que salen por varias bocas, muchas en esta ocasión, para a continuación concentrarse de forma mayoritaria en un cono que crece en altura y producir coladas de lava.

Los conos más bajos son por lo general son que más lava expulsan, y las coladas llegan al mar, algo que, a su juicio, ocurrirá con mucha probabilidad en esta ocasión, si bien matiza que no se puede adivinar si cambiarán las circunstancias.

El nuevo volcán de La Palma ha pasado por una fase inicial "lógica", en la que la energía era muy fuerte y ha salido como "un soplete y de forma continua", y ahora ha bajado "un poco" su intensidad y sigue con las "típicas" explosiones rítmicas de las erupciones estrombolianas, que son características de Canarias.

Acerca de la posibilidad de que la lava llegue al mar Juan Carlos Carracedo explica que la colada no fluye por su peso sino porque empuja la lava que sale por la boca eruptiva, y mientras salga esa lava la colada no dejará de avanzar. Y en caso de que se detuviera, otra colada pasaría por encima y seguiría avanzando.

Por lo tanto, son "muchas" las posibilidades de que llegue al océano una lava que cuanto más se aleja de la boca más viscosa se vuelve y por ello es más lenta.

También apunta que las anteriores erupciones de Cumbre Vieja se encajonaban en barrancos y llegaban de forma rápida al mar, mientras que en esta ocasión fluye por una llanura, Los Llanos de Aridane, municipio que es llano por las anteriores erupciones.

Y, como es más llana, se ha acumulado más en esa zona la población y las fincas, por lo que la erupción ocasiona daños más numerosos en propiedades, detalla.

Juan Carlos Carracedo, que este jueves estará sobre el terreno de la erupción junto a sus compañeros del Instituto Geográfico Nacional, dice que en sus vida profesional ha tenido experiencias magníficas y subraya que los volcanes suelen estar en los lugares más espectaculares de la Tierra.