EFEBarcelona

Científicos de varios centros de Cataluña trabajan en un proyecto internacional para revestir con materiales superconductores, en sustitución del cobre, el interior del anillo de 100 kilómetros del Futuro Colisionador Circular (FCC) del European Organization for Nuclear Research (CERN).

Este equipo ha demostrado que los superconductores de alta temperatura son materiales capaces de mejorar la resistencia superficial del cobre, lo que a su vez garantizaría un funcionamiento estable del acelerador a corrientes altas.

El CSIC ha informado este miércoles en un comunicado que estos científicos forman parte de un consorcio compuesto por el Instituto de Ciencias de materiales de Barcelona del CSIC, el Sincotrón ALBA, El Instituto de Física de Altas Energías y la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC).

El nuevo acelerador de partículas del CERN tiene como objetivo continuar con el trabajo del gran colisionador de Hadrones (LHC en sus siglas en inglés) en la frontera franco-suiza.

La temperatura a la que el Futuro Colisionador Circular debe trabajar es de entre 40 kelvins y 60 kelvins (unidad de temperatura creado sobre la base del grado Celsius), un rango en el que la resistencia superficial del cobre puede no ser lo suficientemente baja como para garantizar un funcionamiento estable del acelerador a corrientes altas, lo que disminuiría considerablemente su rendimiento.

Para solventar esta situación, los científicos han estudiado qué material podría utilizarse a esa temperatura, con una baja resistencia y alta conductividad y que pueda revestir fácilmente la pantalla protectora del FCC.

La respuesta que han hallado los científicos del consorcio catalán son los superconductores de alta temperatura del tipo REBa2Cu307-x (donde RE es un metal de las tierras raras -nombre común de 17 elementos químicos-), que se producen como materiales flexibles en cintas de cientos de kilómetros de longitud.

Jofre Gutiérrez, investigador del CSIC en el Instituto de Ciencia de Materiales de Barcelona, que participa en el estudio, ha explicado que "ya estamos desarrollando una tecnología que permitirá revestir el interior del anillo de cien kilómetros del FCC con estos superconductores en lugar de cobre".

Estos científicos forman parte del denominado "Estudio del FCC", una colaboración internacional entre más de 150 universidades, institutos de investigaciones y socios industriales de todo el mundo para explorar conceptos para el colisionador de partículas más potente y desarrollar tecnologías avanzadas.

En ese estudio se analizan diferentes formatos de los colisionadores circulares, las nuevas instalaciones de detección de partículas, la infraestructura asociada, las estimaciones de costes, las aplicaciones a escala mundial y las estructuras de gobernanza internacional adecuadas. EFE