EFEMadrid

Sociedades científicas, médicas, universidades y centros de investigación consideran imprescindible garantizar los recursos e instrumentos suficientes para que la ciencia pueda desempeñar con "la solvencia necesaria" su papel investigador y de asesoramiento en la actual crisis de la COVID-19.

Entre otros, piden más financiación para la investigación y desplegar una red de asesoramiento científico independiente.

La Confederación de Sociedades Científicas (Cosce), la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas ((Facme), la CRUE Universidades Españolas y la Alianza de Centros Severo Ochoa y Unidades de Maeztu (SOMMa) han firmado un texto en el que mencionan el papel relevante de la ciencia en esta crisis y la falta de sintonía en ocasiones entre científicos y autoridades políticas.

Cierta tensión con la política

"La pandemia de coronavirus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad COVID-19, ha puesto de manifiesto, como muy pocas veces antes, el papel relevante de la ciencia, junto con el sistema de salud, en la obtención e interpretación de datos y en proponer estrategias para la resolución de la crisis".

Todo ello -afirman- puesto a disposición de las autoridades en el mínimo tiempo y con la máxima fiabilidad posible.

En la gestión de la crisis generada por la epidemia se ha percibido en diversas ocasiones, especialmente al inicio de la propagación, "cierta tensión" entre la información aportada e interpretada por los científicos y las decisiones políticas tomadas a continuación por las autoridades.

"Esta falta de sintonía puede haber perjudicado la idoneidad de las medidas adoptadas, al no estar suficientemente sustentadas en las evidencias disponibles".

Los "obstáculos detectados" en el flujo de información entre científicos y autoridades han puesto de manifiesto "la dificultad que conlleva tener que proporcionar evidencia científica a quien la requiere y en el momento preciso, cuando las redes y mecanismos de asesoramiento o bien no existían, o no se habían desarrollado debidamente".

Además del asesoramiento y la información, la ciencia tiene ahora otros cometidos esenciales, recuerdan los firmantes: la obtención de métodos de diagnóstico más rápidos, fiables y económicos, el desarrollo de vacunas, o la generación y validación de nuevas terapias.

Más recursos para la ciencia

"Sin renunciar a un próximo análisis más sosegado y en profundidad, las entidades firmantes consideramos imprescindible garantizar los recursos e instrumentos suficientes para que la ciencia pueda desempeñar con la solvencia necesaria los cometidos citados en la resolución de la epidemia actual".

Ello -añaden- "permitirá afrontar las posibles crisis futuras con los mínimos daños al tejido social y económico del país".

Para los firmantes, los recursos deben concretarse en un aumento regular y sostenido de la financiación para la ciencia; en tomar las medidas necesarias para incrementar el número de especialistas en las disciplinas que se requerirán para afrontar crisis sanitarias de gran envergadura; y en dar la máxima atención al sistema de salud.

Este deberá recibir prioritariamente fondos y adquirir la dimensión necesaria para resolver la actual situación excepcional y cualquier crisis sanitaria venidera.

Asesoramiento independiente y transparente

En cuanto a los instrumentos, "es inaplazable activar un sistema de información adecuado y dimensionado a las nuevas expectativas de flexibilidad e inmediatez que demanda la información científica".

Asimismo, desplegar una red de asesoramiento científico a los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, transparente e independiente, que debería estar cubriendo la totalidad de los niveles de la administración. EFEfuturo